martes, 16 de junio de 2015

Opinión. Un equipo hecho para ser campeón de principio a fin

Instante de la celebración verdiblanca en el Atanasio Girardot de Medellín. (Foto tomada de occidente.co).

¡Al fin, la novena estrella verdiblanca!

Por Santiago José Mena Cárdenas
Tuvieron que pasar 9 años, 5 meses y 20 días de larga espera para que el Deportivo Cali obtuviera la tan anhelada novena estrella en el fútbol colombiano. Desde el 18 de diciembre de 2005, día en el cual se consiguió el octavo campeonato ganando en el marcador global 3-0 contra el Real Cartagena, la hinchada azucarera ha estado esperando para gritar nuevamente campeón.

Pasaron 14 técnicos, 10 colombianos, dos argentinos y dos uruguayos. Pasaron dos finales en las cuales se frustró ese sueño. La del primer campeonato de 2006, que se perdió contra el Deportivo Pasto. Siete años después, en el segundo semestre de 2013, se cayó nuevamente en una final, esta vez frente al imparable Atlético Nacional del técnico Juan Carlos Osorio, que en ese año ya había obtenido la primera estrella del año frente al Independiente Santa Fe en Bogotá.

Pasaron cualquier cantidad de jugadores, nacionales e internacionales. Muchos prometían al llegar al equipo éxitos por doquier, los cuales evidentemente nunca lograron pero si engrosaron sus bolsillos con los exorbitantes salarios que había que pagarles mes a mes. Pasaron cuatro presidentes que no dejaron ningún campeonato por Liga al equipo. Tuvimos que conformarnos con una Copa Colombia en 2010 y una Superliga en 2014.

Se jugó mucho con el sentimiento del hincha verdiblanco. Se jugó con su paciencia, con su sentimiento al ver que no se armaba un equipo capaz de pelear un campeonato. Muchas veces se quedó ad portas de mejores resultados. Muchas excusas se sacaron para justificar las derrotas, pero que al hincha ya no convencían para nada.

Pero como toda espera tiene su fin, el 7 de junio de 2015 finalizó la tan ansiada espera de los hinchas del Deportivo Cali. Se obtuvo la novena estrella, el noveno título en el fútbol colombiano, el decimoprimer trofeo profesional del equipo caleño como campeón. Se volvió a sentir la alegría en Cali.

Tuvo que volver Fernando ´El Pecoso´ Castro, para que el Deportivo Cali volviera a vivir lo que es un triunfo. Tal como lo hizo en el año de 1996, en la cual hizo una campaña memorable, consiguiendo 100 puntos en el total del campeonato y consiguiendo el anhelado título en el cuadrangular final, derrotando a Millonarios, América y Nacional, tres de los llamados equipos grandes en Colombia. En ese torneo, se cortó la racha de 22 años de sequía de títulos nacionales, pues desde el quinto título en 1974 no se conseguía el trofeo nacional.

A punta de un equipo conformado en el 70% de jóvenes entre los 18 y 23 años de edad, la gran mayoría provenientes de las divisiones menores, o como popularmente se le conoce como la cantera, el Deportivo Cali supo sortear todas las dificultades que deportivas que hubo a lo largo de esos 26 partidos en los que sumo un total de 46 puntos de 78 posibles, ubicándose como el mejor equipo del año en la tabla de reclasificación y consagrándose así como campeón de Colombia por novena vez.

Sacó a lo largo del campeonato importantes triunfos contra los equipos de renombre en el balompié nacional: derrotó 5-1 a Millonarios, venció 3-1 a Nacional, doblegó 3-2 al Junior de Barranquilla, sumo un punto ante el DIM en la capital antioqueña (que a la postre vería festejar al equipo vallecaucano en el Atanasio Girardot en la final), le ganó en la capital de la República 1-0 a Santa Fe y sumó de a tres de visitante en Manizales derrotando a Once Caldas por 3-2.

Así pues queda demostrado que con una buena base de preparación física, técnica y profesional se pueden lograr muchos objetivos aunque la base sea de juventud plena. Fueron piezas elementales de este triunfo el capitán del equipo, Andrés Pérez, un bogotano que es el más caleño de todos, un ejemplo de entrega y liderazgo fuera y dentro de la campo de juego, al igual que el arquero uruguayo Ernesto Hernández y el central argentino Cristian Nassuti, quienes con sus años de experiencia brindaron confianza a la base joven del equipo.

En hora buena por el triunfo del Deportivo Cali que más que un triunfo del equipo como tal, es un triunfo para Santiago de Cali, ciudad que en los últimos años en el aspecto futbolístico venía de capa caída, con un América en la segunda división desde hace ya tres años y un Deportivo Cali que no lograba concretar buenas campañas. Llegó el momento para que la capital deportiva de América recupere su estatus en el ámbito nacional e internacional.

¡Gracias muchachos, por darle esta nueva alegría a la hinchada verdiblanca, ya tienen su lugar asegurado en la gran historia del Deportivo Cali!


Cali, martes 16 de junio de 2015.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario