domingo, 30 de marzo de 2014

Reflexiones. Es hora del debate ético sobre los medios en Colombia


La doble moral de la prensa colombiana

Cuando el insulto reemplaza el análisis sereno, es porque no se tienen argumentos... Lo cual es especialmente lamentable cuando se trata de "periodistas", que son los llamados a buscar y difundir la verdad, sea la que sea.

Por Luis Alfonso Mena S.
El periodismo colombiano atraviesa una crisis grave de credibilidad, derivada de múltiples factores: imperio de un discurso maniqueo, primacía de intereses económicos y políticos de sus propietarios, deterioro de las condiciones laborales de los periodistas de base, censura y autocensura, ascenso del amarillismo y el mercantilismo en detrimento de la investigación y la ecuanimidad...

Es hora de un debate ético a fondo sobre el papel de los medios y los periodistas en la sociedad, de manera especial en la coyuntura colombiana de búsqueda de la paz y el final de la guerra.


Ejemplos de la crisis de credibilidad
En dos informes de la revista Semana se muestra de manera palpable e irrefutable la doble moral de la prensa colombiana: criminalización de la protesta social en Colombia, lavada de imagen de la violencia desatada por la derecha en Venezuela.

¿Podrá decir alguien que la prensa colombiana es veraz y ecuánime? No. Sus coberturas y enfoques son absolutamente ideologizados, sesgados y maniqueos.

El odio a la Revolución Bolivariana ha convertido a la prensa colombiana en propagandista de la violencia opositora de la derecha en Venezuela.

Su defensa del statu quo en Colombia la ha convertido en punta de lanza contra los reclamos del pueblo.

Ese odio visceral y esa posición de clase le impiden "informar" con equilibrio.

Ocultando los crímenes oficiales en Colombia
¿Dónde están los medios de comunicación de Cali y Colombia investigando sobre el asesinato de un ciudadano ocurrido durante la represión de la Policía contra las protestas de los transportadores en el oriente de la ciudad?

¿Qué indagaron sobre este hecho nefasto los medios radiales, de prensa, televisivos de la región y el país?
En cambio, el día de este hecho, Sánchez Cristo ('Julito') dedicó todo su informativo de La W Radio a inocular veneno contra la Revolución Bolivariana defendiendo al alcalde de San Cristóbal, un opositor de derecha detenido por participar en los actos de violencia contra los bienes públicos que tienen lugar en esa ciudad del Táchira, Venezuela.

Y mientras tanto, nada dijo sobre el crimen del ciudadano en Cali, Colombia, su país, ni sobre la represión al pueblo que reclama contra el mal servicio de los pulpos del transporte.

Darío Arizmendi, Gustavo Gómez, etc. etc. en Caracol y los demás medios de las élites tuvieron igual comportamiento.

¡Esos son los medios colombianos y sus directivos: portaestandartes de la mentira y la doble moral!

Corolario
Cuando el insulto reemplaza el análisis sereno, es porque no se tienen argumentos... Lo cual es especialmente lamentable cuando se trata de "periodistas", que son los llamados a buscar y difundir la verdad, sea la que sea.


Cali, marzo de 2014.

1 comentario:

  1. Triste realidad..
    Los medios de comunicación al servicio de los corruptos.

    ResponderEliminar