jueves, 23 de junio de 2016

EDICIÓN No. 113. Claudia López se retiró de emisión al aire denunciando sesgo contra la paz

Imágenes captadas de la transmisión de RCN el jueves 23 de junio, cuando la senadora Claudia López se retiró de la emisión al aire, en señal de protesta por la manipulación del canal uribista. (Fotos: Luis Alfonso Mena S.).

ASÍ MANIPULÓ RCN LA TRANSMISIÓN DEL ACUERDO HISTÓRICO SOBRE CESE EL FUEGO BILATERAL

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
Como ha ocurrido con otros certámenes relacionados con el proceso de paz, RCN Televisión manipuló este jueves 23 de junio, de manera grosera y abusiva, la transmisión del histórico acto de firma del acuerdo entre las Farc-Ep y el Gobierno Nacional sobre el cese bilateral del fuego y de hostilidades, y la convirtió en un vulgar espacio de propaganda contra el proceso de paz, desconociendo la extraordinaria importancia de lo pactado para el futuro de Colombia.

La manipulación fue de tal magnitud, que, en un hecho muy poco usual en el país, la senadora Claudia López, quien no se caracteriza propiamente por ser afín a las Farc, se retiró al aire, en directo, de la transmisión que el Canal del Grupo Ardila Lulle hacía del acto de La Habana, al denunciar lo que calificó como falta de respeto y actitud abiertamente sesgada del espacio informativo dirigido por la periodista vocera de la extrema derecha uribista, Claudia Gurisatti.


"Es una falta de respeto que nos tengan aquí una hora y media para que, igual, RCN se dedique a la propaganda contra los acuerdos de paz", dijo la senadora en tono vehemente, desde el set, al lado de tres presentadores y de otra invitada identificada con la política derechista del canal.

Y agregó: "Ustedes están en todo su derecho, pero yo por lo menos no vine aquí a adornar con apariencia de imparcialidad semejante sesgo".

Para dar esa impresión de imparcialidad que desenmascaraba López, RCN recurría al viejo ardid de los medios masivos de las élites consistente en invitar a un posible contradictor de su línea editorial (en este caso la senadora López) para enfrentarlo a un número plural de defensores de sus posiciones, originando un desequilibrio de fuentes y testimonios más que evidente.

Veamos: para desacreditar el acuerdo, como ocurrió también con el acto de paz del 23 de septiembre de 2015 en La Habana, RCN tuvo en pantalla como analistas este 23 de junio de 2016 a la archigoda uribista y ex ministra de Defensa Martha Lucía Ramírez; al general (r) Héctor Fabio Velasco, otro enemigo acérrimo del proceso de paz, y al almirante (r) David René Moreno, ex jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, quien también cuestionó con endebles argumentos lo pactado por el Gobierno y la insurgencia. Tres contra una.

"Estos son unos acuerdos históricos, pese a la trivialización que aquí están tratando de darles", sostuvo López, y explicó: "Nunca antes en los nueve procesos de paz anteriores ha habido un acuerdo de paz con semejante nivel de detalle sobre el desarme, la verificación internacional y la refrendación como el que hoy se ha anunciado".

Añadió, asimismo, que "nunca antes ha habido una garantía concreta de que no se volverá a tener un Santafé de Ralito", y puntualizó que siendo las Farc la guerrilla más grande que ha tenido Colombia y una de las más grandes de América Latina "su proceso de desarme apenas demorará seis meses, con verificación internacional y destrucción definitiva de las armas".

"Eso es lo que deberíamos estar analizando. De forma que les agradezco mucho su invitación, pero yo, la verdad, prefiero, retirarme", apostilló la parlamentaria y le dejó la silla vacía a RCN en plena transmisión.

En desarrollo de sus emisiones posteriores el desequilibrio informativo de RCN se profundizó aún más, pues a los tres invitados ya mencionados agregaron otras once fuentes convertidas en comentaristas permanentes en la línea de ataques a la paz.

De la lista hicieron parte Diana Sofía Giraldo, caracterizada por su sectarismo conservador; John Marulanda, a quien presentan como experto en seguridad; el general (r) Luis Mendieta, que nunca falta; el general (r) Manuel José Bonnet; José Manuel Charry, otro que nunca falta en la pantalla de RCN para despotricar desde la “óptica del constitucionalismo”; el coronel Alfonso Plazas Vega, el abogado Iván Cancino y, como no, Álvaro Uribe.

Ocho adversarios del proceso de paz a los que RCN agregó tres miembros de entidades extranjeras presentados como analistas expertos: Virginia Bouvier, Cynthia Arnson y Adam Isacson, todos en la misma línea de crítica al proceso de paz.

En total catorce consultados como arsenal para procurar desacreditar los acuerdos, mientras quienes defendían los logros de La Habana eran sólo dos más: Pedro Viveros y Clara Rojas, aparte de la ya mencionada Claudia López.

Un desnivel de la balanza demasiado evidente acompañado del silencio respecto de los actos de saludo al acuerdo celebrados en Bogotá y otras ciudades del país, reuniones nutridas, llenas de color, emoción y alegría que brillaron por su ausencia en las emisiones de RCN.  

Así, el canal del Grupo Ardila Lulle volvió a mostrar el cobre por su falta de ética periodística, su ataque al pluralismo y a la veracidad y por su odio fanático al proceso de paz en Colombia.

(*) Editor de PARÉNTESIS.


Jamundí, jueves 23 de junio de 2016.

Desnivel informativo y de opinión en pantalla. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario