lunes, 8 de diciembre de 2014

EDICIÓN No. 57. Informe. Ecos de la Tercera Cumbre Nacional por la Paz cumplida en Cali

Aspecto de la mesa principal durante la jornada de la mañana del martes 25 de noviembre de 2014 en el marco de la Tercera Cumbre Nacional por la Paz que se celebró en la Universidad Libre Seccional Cali. (Foto: Santiago Mena Cárdenas).

“El mensaje de las víctimas es parar
la guerra”: De Roux

Presentamos un completo registro del desarrollo de la segunda jornada de la Tercera Cumbre por la Paz, cumplida en la Universidad Libre de Cali el 25 de noviembre. Recomendamos leer la reseña noticiosa de la primera jornada, realizada el 24 de noviembre, en este mismo medio.

Texto: Luis Alfonso Mena S.
Fotos: Santiago José Mena C.
En la Universidad Libre de Cali concluyó el 25 de noviembre de 2014 la Tercera Cumbre Nacional por la Paz, en desarrollo de la cual una de las intervenciones más impactantes fue la del sacerdote jesuita Francisco de Roux, quien hizo especial referencia al rol de las víctimas del conflicto colombiano y aseguró que el mensaje de ellas en La Habana “ha sido parar esta guerra”.

Según De Roux, las explicaciones teóricas sobre el conflicto no han servido para su solución y recordó que lo único que él ha hecho es actuar en favor de los damnificados por la violencia. “Las víctimas nos están diciendo a nosotros que nos sacudamos, es la invitación a construir una realidad distinta”.


El defensor de derechos humanos fue enfático en afirmar que “el proceso de paz de La Habana es muy sólido y serio”, pero advirtió que el mismo tiene inmensas amenazas, como la polarización política existente en el país, el hecho de que el ELN no ha ingresado en el proceso y la que calificó como “extraordinaria irresponsabilidad” de los medios de comunicación en el cubrimiento de los diálogos.

Otras amenazas, de acuerdo con el investigador social, son la incertidumbre en relación con la posición real del Ejército Nacional que, dijo, “tiene responsabilidades mayores que la insurgencia”, al igual que el accionar de la extrema derecha contra los diálogos y la premura del tiempo.

Francisco de Roux.
De Roux fue uno de los 30 conferencistas que estuvieron a lo largo de dos días y seis intensas jornadas de disertaciones, en un hecho académico y político que constituyó un escenario importante de debate y aportes al proceso de paz en marcha desde la Universidad Libre de Cali.

Una de las partes más emotivas de su intervención fue cuando se refirió a los testimonios de tres de las víctimas presentes en los diálogos de La Habana: el de una periodista, el de un hombre que vivió la tragedia de Bojayá, Chocó, y el de una joven de Planadas, municipio del departamento del Tolima.

Sobre este último caso efectuó una estremecedora reseña al recordar que una campesina en estado de embarazo fue obligada por militares de la Brigada Móvil No. 8 del Ejército a declarar, sin serlo, que era la esposa de uno de tres presuntos guerrilleros que traían amarrados y producto de la angustia que le ocasionó la presión la futura madre abortó, con el agravante de que los soldados del operativo condujeron a uno de los perros utilizados en el operativo para que devorara la criatura sin vida.

Según el padre De Roux, por actos terribles como éste, que evidencia la degradación del conflicto armado en Colombia, es que las víctimas insisten en que la guerra debe cesar.

“La Constituyente es la mejor forma de cambio”
El 25 de noviembre también intervino Andrés Gil, premio nacional de Paz, líder de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra y dirigente nacional del movimiento Marcha Patriótica, quien sostuvo que el referendo del que es partidario el Gobierno Santos “pondría los previsibles acuerdos de La Habana en manos de quienes no los quieren”.

Andrés Gil.
En tal sentido, se mostró partidario de la convocatoria de una asamblea nacional constituyente, sostuvo que “ésta es la mejor forma de cambio” y puso de relieve la experiencia desarrollada por el movimiento campesino y popular durante 2013, cuando se registraron más de 1.200 expresiones de protesta en el sector agrario.

“La Cumbre Agraria logró unir a campesinos, indígenas y afrodescendientes y es un hito importante de paz”, dijo al plantear que es indispensable hacer crecer la base social de la paz. “Ella se logra sólo si todos los días hay un proceso social por la paz. Si esto no se hace ahora, no habrá paz”, puntualizó.

De acuerdo con Gil, los diálogos no pueden volver a ser suspendidos, a pesar de circunstancias como la retención del general Rubén Darío Alzate, ocurrida el 16 de noviembre en el departamento del Chocó por parte del Bloque Iván Ríos de las Farc, y por tal razón insistió en la necesidad de un cese bilateral del fuego y de hostilidades. (Álzate fue dejado en libertad por las Farc el domingo 30 de noviembre).

“Hay un barroquismo oligárquico”
Jaime Galarza.
Por su parte, el ex rector de la Universidad del Valle Jaime Galarza hizo un recorrido histórico de las guerras políticas en Colombia, y sostuvo que “si de algo servirá la actual confrontación, será para abrir procesos de paz y de reconciliación que derroten el clientelismo político, la corrupción y las iniquidades del capitalismo salvaje, a través de una serie de reformas al régimen político”.

La brasileña Thaisa de Souza, catedrática de la Universidad del Rosario, planteó su tesis del “barroquismo oligárquico de la élite colombiana” y explicó que “a partir de allí se forma una hegemonía política blindada que no encuentra posibilidad de diálogo con la base social”.
Thaisa de Souza

De acuerdo con De Souza, “el entramado del conflicto es enunciado, pero no reconocido: no se reconoce el conflicto como una guerra interna”, y propone el concepto de justicia comunitaria.

“Hay que hablar del daño: abrir nuestras vísceras para contagiarnos de nuestro mismo horror”, dijo al exponer la necesidad de elaborar un “lenguaje del conflicto” y puntualizar que “faltan categorías propias para pensar el conflicto y resolver sus antinomias”.

“Una nueva apertura democrática”
Antonio José Lizarazo.
En la Cumbre Nacional por la Paz intervino también Antonio José Lizarazo, ex asesor del Alto Comisionado para la Paz y de la Delegación del Gobierno en la Mesa de Diálogos de La Habana, quien planteó que “el Acuerdo es una nueva apertura democrática que no modifica el modelo de sociedad”.

Lizarazo hizo una reseña del punto dos de la Agenda de La Habana, manifestó que “las Farc están tramitando reglas de juego para incorporarse como oposición” e indicó que se busca “garantizar los derechos de los ciudadanos que protestan y de los que no: es para todos”.

“Con las nuevas reglas se podrán crear partidos regionales y locales, rurales, con una regulación más flexible”, reveló más adelante.

Según Lizarazo, actual censor nacional de la Universidad Libre, “Colombia tiene sobreoferta de mecanismos de participación que no han resultado útiles. Hay una ‘participadera’ que no incide en las decisiones públicas por parte de la ciudadanía.

El conferencista destacó también que en los diálogos de La Habana “se acuerda revisar la asignación de espacios de televisión y de la pauta oficial, para la que hoy no hay reglas claras, pues se usa para la politiquería y falta transparencia”.

“La memoria histórica es bifronte”
María José Fariñas.
La catedrática española María José Fariñas centró su exposición en el derecho a la memoria y a la verdad, el cual, según explicó, “no está reconocido internacionalmente en los tribunales como un derecho humano”.

Detalló que “la memoria histórica es bifronte, pues no hay una sola memoria y, además, debe ser colectiva, no individual”.

Para Fariñas, el derecho a la memoria “puede introducirse como un derecho humano o fundamental en la constitución material”, debe ser “universal, pluralista”, y no una “memoria obligada”, como suele ocurrir actualmente en el mundo, donde la memoria es “manipulada, xenófoba, excluyente, antidemocrática”.


“Demasiados intereses se lucran con la guerra”
En desarrollo de la primera jornada del segundo día de la Tercera Cumbre Nacional por la Paz tuvo lugar una comunicación vía Internet con voceros de la Delegación de Paz de las Farc en La Habana, que consistió en un saludo inicial y, luego, en un intercambio de preguntas y respuestas en directo.

Teleconferencia con miembros de la
Delegación de Paz de las Farc-EP
desde La Habana, Cuba.
“No estamos planteando la revolución en la Mesa de La Habana, sino la democratización de la sociedad”, dijo Pablo Atrato, jefe del Frente 57 de las Farc y portavoz de esta organización, en su mensaje a la Cumbre por la Paz. 

El líder insurgente indicó que “El Gobierno deberá actuar con sindéresis, evitar la derecha guerrerista”, y agregó que “la vieja política antinarcóticos ha favorecido la corrupción, el crimen… el fenómeno no tiene solución sin el consenso de los órganos internacionales”.

Por su parte, al responder a uno de los interrogantes formulados desde el Auditorio Gerardo Molina de la Universidad Libre de Cali, Marcos Calarcá, comandante de las Farc que intervino en la teleconferencia, aseveró que “hay demasiados intereses que se están lucrando con la guerra”.

Los delegados de las Farc en La Habana insistieron también en que “la mejor forma para refrendar los acuerdos de La Habana sería una asamblea constituyente, ella es el camino, es el fin del proceso”. Y puntualizaron: “Paremos la guerra y avancemos en la construcción de la patria nueva”.

“Una sociedad no vive sin utopías”
María Victoria Fontan.
Victoria Fontán, ciudadana francesa catedrática universitaria en Canadá, abordó en la Cumbre otro ángulo de los conflictos armados, el de la forma cómo las familias resultan afectadas y sus esfuerzos para reconstruir los tejidos rotos por la guerra.

En tal sentido, explicó el concepto de resiliencia (capacidad para afrontar la adversidad) aplicado a las comunidades, y puso el ejemplo de las familias palestinas que emprenden la reconstrucción de sus núcleos luego de los ataques sistemáticos del Estado de Israel contra su población. “En situaciones de posconflicto, el concepto de familia es mucho más fuerte”, subrayó.

Al término de la intervención de la profesora Fontán, un niño de siete años sorprendió al hacer presencia en el atril de los expositores y dirigir a los asistentes unas palabras y un bello poema. “Una sociedad no vive sin utopías”, terminó diciendo Alexis Guerrero Galindo.

El pequeño, estudiante del colegio San Francisco Javier del barrio Alfonso Bonilla Aragón, situado en el Distrito de Aguablanca, en el oriente de Cali, llegó a la Cumbre al mediodía del 25 de noviembre de la mano de su padre, Ariel Guerrero, a hacer su aporte voluntario a este escenario de debate académico y ciudadano.

“Es en los territorios donde debe estar el Estado”
Liliana Estupiñán Achury.
“Hoy, Colombia es más territorio que Estado, la posguerra es otra oportunidad para el territorio”, manifestó la socióloga y constitucionalista Liliana Estupiñán Achury, al cuestionar en su intervención el centralismo y afirmar que “el Estado unitario ya no es suficiente para una región tan vasta como la colombiana”.

En concepto de la docente universitaria, “Bogotá es un río recalcitrante de centralización, que es una de las claves de la guerra o de la paz”, y preguntó: “¿Cuál es el miedo a la creación de más municipios, cuando el Estado no llega a la mayoría de ellos?”.

Según Estupiñán, “el departamento tal como está concebido hoy no sirve para nada: ¿Cuál es el mido a crear nuevos departamentos?… El Gobierno-centro no escucha, y es en los territorios donde debe estar el Estado”.

“Debemos reconfigurar el sujeto social”
Germán Roncancio.
Para el catedrático de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia Germán Roncancio “el modelo capitalista es antagónico con el proceso de paz, mientras éste persista no puede haber paz sustancial”.

Desde su óptica, “nos encontramos a las puertas de una crisis civilizatoria”, pues “asistimos a un cambio de época en la que empieza a no estar garantizada la vida ya que el capital no puede dejar de acumular, así se pudra la producción, y los paradigmas del sueño americano se deshacen”.

Además, de conformidad con Roncancio, ese cambio de época se refleja también en que hay una crisis ambiental, de hidrocarburos y alimentaria, todo lo cual se refleja en Colombia y “requiere el debate de las ideas”.

Pero, al mismo tiempo, “hay un reverdecimiento del movimiento social”, por lo que “se debe reconfigurar el sujeto social, el bloque histórico del cambio”, teniendo en cuenta la experiencia de luchas populares recientes de las cuales emergió en la arena social y política del país “la Cumbre Agraria como el tercer gran actor, además del Gobierno y la insurgencia”.

Según Roncancio, “es el momento de la convergencia y de la unidad, porque en el centro están los intereses del pueblo colombiano”.

“Hay que construir una ética de la solidaridad”
Kenneth Burbano Villamarín.
En la Cumbre de Cali también habló Kenneth Burbano Villamarín, director del Observatorio de Intervención Ciudadana Constitucional de la Universidad Libre, quien puso de relieve la importancia de la participación social desde las regiones.

Burbano reveló la experiencia del Observatorio en materia de aportes a los debates jurídicos constitucionales, con 114 intervenciones ante la Corte Constitucional, y señaló que es hora de escoger multiplicadores, líderes de escuelas y comunidades.

Ana María Carbajal.
De otro lado, la argentina Ana María Carbajal, arquitecta y especialista en mediación de conflictos, expuso sobre el nuevo orden de las palabras y las cosas como partícipes también de los procesos relacionados con la guerra y la paz.

Según explicó, “hay que construir una nueva ética de la solidaridad: cada sociedad debe debatir cómo salir y de dónde salir, para pasar de la violencia al diálogo y de éste al conflicto… pues el Acuerdo no es un punto de llegada sino de partida”.

Para Carbajal, “Colombia abre un camino de esperanza, entre el olvido y el recuerdo, hay que buscar un punto medio”.
Carlos Alberto Aponte.

Entre tanto, Carlos Alberto Aponte, fiscal y catedrático universitario, hizo una detallada explicación de todos los pasos dados en la implementación de los procesos contra los paramilitares, establecidos en la Ley 975 de Justicia y Paz, teniendo en cuenta que no podía haber amnistías ni indultos.

Según dijo, “hoy los máximos comandantes están judicializados y habrá sentencias definitivas contra las macroestructuras criminales”.


“No busquen la verdad sino las verdades”
El español Rafael Grasa, docente de la Universidad de los Andes, explicó que “siempre hay tensión entre paz y justicia”, que en el caso colombiano sus diferentes conflictos han tenido características comunes y específicas y que “Colombia lleva 150 años reproduciendo violencia política intergeneracional”.

Para Grasa, la sustitución de la violencia por cambios políticos “va a ser un problema serio luego de los acuerdos”, ya que “lo que se pacta no se logra ciento por ciento y en muchos posacuerdos ha habido que reinterpretar lo que se escribe”.

Rafael Grasa.
El conferencista sostiene que el sistema de partidos en Colombia “es más débil que hace 50 años” y cree que la sucesión en el mando del Estado de un bloque de poder por otro jugará un papel a tener en cuenta ante las expectativas que generan los previsibles acuerdos en La Habana, los cuales podrían tener modificaciones en su implementación dependiendo de quién llegue al Gobierno.

Grasa afirma que “analizar el conflicto es como un iceberg, pues lo importante es lo de abajo”, se requiere resolver las razones que lo originaron y reconstruir todo lo que el conflicto dañó.

"La reconciliación tiene implicaciones espirituales, es un hecho político y cultural y dura por lo menos tres generaciones”, enfatizó, y añadió que ella implica el derecho a la información, a la justicia, a las reparaciones y garantía de no repetición.

De acuerdo con Grasa “no hay memoria histórica sino historiográfica”, e instó: “No busquen la verdad sino las verdades… No confundan comisiones de la verdad con comisiones de esclarecimiento”.

“Hay que crear una cultura interétnica”

Por su parte, Feliciano Valencia, dirigente indígena del departamento del Cauca, sostuvo que hay fuertes discusiones a la hora de construir la paz y afirmó que “en la Constitución de 1991 nos asignaron dos curules en el Congreso de la República y por primera vez nos reconocieron como humanos, pero han pasado 23 años y hay una capa de la población que nos sigue discriminando”.

Feliciano Valencia.
Valencia se preguntó: “¿Cómo vamos a construir paz con personas que desconocen los derechos indígenas?”, y aseveró: “El problema es el veneno que la institucionalidad le mete a las diferencias… Hay que crear una cultura interétnica. En el norte del Cauca hay resguardos con negros y campesinos: hay convivencia interétnica e intercultural”.

“Tendremos que hablar con los ricos para ver quién pone la plata para la paz”, dijo. “No hay que dejarse llevar por encuestas. Hay que sacudirse. ¿Qué esperan: 50 años más de guerra?”, acotó, en alusión a estudios de opinión relacionados con el proceso de paz.

Más adelante indicó: “¡Que la academia salga de los claustros para que nos ayude a construir desde las regiones! La paz la construimos todos. Si los indios hemos podido, ¿por qué los colombianos, no?”.

“La definición del delito político es arcaica”
El politólogo y constitucionalista Alberto Ramos Garbiras también disertó en la Cumbre sobre el cese bilateral del fuego y el delito político, y dijo que “Colombia necesita un pre acuerdo de paz” que desescale la confrontación entre las partes.

“Si no hay cese bilateral del fuego, lo que se viene es una desactivación gradual, el desecalamiento del conflicto”, conceptuó Ramos Garbiras, como efectivamente se ha planteado, luego de la entrega, por parte de las Farc, del general Alzate y de la reanudación de los diálogos en La Habana.

Alberto Ramos Garbiras.
“Esta crisis dentro del proceso de paz originada por la retención del general Alzate, facilitada por su imprudencia, ante las reacciones de la población colombiana y de los opinadores en los grandes medios de información, ratificó lo expresado en las urnas en junio de 2014: la mayoría anhela alcanzar la paz”, dijo Ramos.

Y agregó: “Pero también evidenció que estamos atrasados frente al diseño de la justicia transicional para definir las reglas y saberse cómo van a ser procesados, cuál será la tabla de penas y cómo quedará la tipología del delito político”.

De acuerdo con Ramos Garbiras, “por las dimensiones de esta guerra interna, por su atipicidad, nos encontramos con una arcaica definición del delito político en el Código Penal que se hace inevitable redefinir, replantear, y ello va a la par con la construcción de la justicia transicional…”.

“Si las normas de justicia transicional dentro de la ley estatutaria que se redacte no las logran poner de acuerdo, el camino que buscarán las partes incursas en delitos no transables será el de la amnistía general o una ley de punto final que las libere de la prisión”, puntualizó.

“El 1%, con las mejores tierras del país”
El encargado de cerrar las intervenciones de los conferencistas invitados fue el catedrático de la Universidad Nacional Daniel Libreros, quien trazó un exhaustivo y crítico panorama de la economía del país, y puso de relieve la enorme concentración de la tierra existente en Colombia, donde, dijo, “el 1% de la población tiene el 55% de las mejores tierras”.
Daniel Libreros.

De igual manera, denunció una escandalosa concentración de la riqueza y, en sentido inverso, “una contracción inaudita del nivel de ingresos de la población”.

Se detuvo en los efectos que sobre el país tienen los tratados de libre comercio, dijo que por ellos “hay un déficit industrial de 35.000 millones de dólares” y propuso acudir a la comunidad internacional con el fin de que se discuta la deuda pública.

Asimismo, sostuvo que los bajos precios del petróleo también tendrán graves incidencias sobre la economía nacional, pues el 20% de los ingresos deriva de esta rama. “En 2015 la caída será de doce billones de pesos” producto de este rubro, explicó.

En opinión de Libreros, hay que ajustar los circuitos económicos de la paz, llamó al debate autónomo sobre el proceso y a que la academia participe de manera más decidida en ese ejercicio.

“Edificar la paz para jamás regresar a la guerra”
Carlos Cruz.
Antes de la clausura, Carlos Cruz, egresado de la Universidad Libre, fue encargado de leer la Declaración Política de la Cumbre, la cual plantea que “negociar en medio de la guerra es un riesgo y no se justifica más sangre derramada que añada víctimas cada día al reloj martirizado de nuestra historia”.

“Por ello, de manera unánime, demandamos el cese bilateral de las hostilidades militares, en tanto y para recorrer ese proceso bien pueden las partes pactar treguas y desescalonar la guerra”, agrega la declaración.

Considera también que “Se requiere la instauración de la Mesa con el ELN, para lo cual solicitamos al Estado colombiano y a esta agrupación insurgente propiciar de manera urgente el inicio de las reclamadas conversaciones antes de terminar el año 2014”.

Finalmente, la Declaración exhorta a las partes en conflicto a “Edificar la paz para jamás regresar a la guerra”.

Libardo Orejuela Díaz.
“Estamos dispuestos a jugárnosla por la paz”
“Asumimos los diálogos de La Habana como la posibilidad de poner fin a la guerra y de que en la posguerra podamos reconfigurar el tejido social del país”, expresó, en su discurso de clausura de la Cumbre, Libardo Orejuela Díaz, rector de la Universidad Libre Seccional Cali.

Según Orejuela Bueno, “asistimos a un proceso de rebelión contra la guerra”, invitó a superar lo que denominó “el problema de la estrechez de las dicotomías de la izquierda”,  y anunció que en 2015 la Universidad Libre promoverá cuatro certámenes similares al realizado entre el 24 y el 25 de noviembre.


Al destacar la nutrida concurrencia de expertos, académicos, estudiantes y ciudadanos deseosos de conocer y debatir sobre la construcción del proceso de paz, el directivo puntualizó: “Estamos dispuestos a jugárnosla por la paz”.



Recomendamos leer la reseña noticiosa de la primera jornada, realizada el 24 de noviembre, en este mismo medio, a través del enlace: http://parentesiscali.blogspot.com/2014/11/noticia-con-pleno-exito-se-cumple.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario