lunes, 10 de marzo de 2014

Noticia. Manifiesto del Colectivo Praxis a los estudiantes y al pueblo venezolano




¡Al fascismo y a la derecha reaccionaria se les derrota con la radicalización de la Revolución!

“La urgencia coyuntural nos llama a defender el proceso revolucionario de la amenaza reaccionaria, pero para poder lograr el mantenimiento del mismo es necesario y urgente un Golpe de Timón, un cambio radical que logre garantizar la construcción de una economía en manos del pueblo y los trabajadores”.

A través de diferentes medios de comunicación el colectivo estudiantil y popular A la Praxis, que hace vida en la Universidad Central de Venezuela dio a conocer un manifiesto político donde expresa sus planteamientos referentes a la actual situación que atraviesa el país. A continuación el comunicado.

Manifiesto del Colectivo Praxis a los Estudiantes y al Pueblo Venezolano


Durante los últimos meses la situación económica del país se ha agravado y se han suscitado graves problemas de inflación y desabastecimiento. La producción nacional ha decrecido producto del sistema rentista-importador arraigado en el país y heredado por la revolución bolivariana, que ha sido reproducido para el sostenimiento de los grandes planes de inversión social (misiones sociales). Este modelo ha llegado a un punto de inflexión, la renta petrolera ya no es suficiente para mantener la economía de este país y resulta nocivo para el desarrollo de una industria nacional debido a que la condición de país rentista nos vuelve dependientes de las importaciones. Este punto al que hemos llegado empieza a expresarse en problemas como la escasez y la inflación, el modelo importador empieza a fracturarse, al no hay un aparato productivo nacional que soporte las necesidades del país. Por otro lado las medidas que a nivel jurídico se han tomado para contener la situación resultan insuficientes.

En este contexto, sectores de la alta Burguesía atacan rapazmente para incrementar sus índices de ganancia con acaparamiento de productos y la práctica de sobre-inflación, en este marco de crisis y guerra económica en nuestro país, el gobierno ha establecido alianzas con el capital privado nacional e internacional, acciones que buscan conciliar un sistema de capitalismo estatal con uno privado, y que contienen y “echan pa’ tras” cualquier proceso de construcción de una economía socialista en manos del pueblo, las comunas y los trabajadores. Este debate y estas críticas son necesarias en el seno de la revolución, y no deben afectar la fuerza y apoyo del proceso revolucionario, sino que debe ser bastimento que nutra la lucha contra los que pretenden sustentar el Estado burgués que lamentablemente sigue en pleno funcionamiento, y contra las relaciones de producción capitalistas aun hegemónicas en la sociedad venezolana. El postulado de ¡Comuna o Nada! del comandante Chávez no debe ser un eslogan vacío de todo contenido, sino la base de una política revolucionaria que busque cumplir con aquel principio revolucionario de “todo el poder al pueblo”.

Los partidos y movimientos de derecha han aprovechado esta situación para volver a acciones de calle utilizando el descontento para intentar derrotar la Revolución Bolivariana. Pero ¿qué les ofrece la oposición a los estudiantes y al país? La oposición ha representado históricamente los intereses del empresariado y los grandes poderes económicos del país. Estos levantan la bandera del capitalismo, el libre mercado, y de la vieja sociedad política de la segunda mitad del siglo XX, enfrentándose contra los logros de participación política y de inversión social que logró el Bravo Pueblo Venezolano en su rebelión del 27 de febrero de 1989, el 13 de abril del 2002 y en la consolidación del proceso revolucionario.

La oposición ha desatado en estas últimas semanas una ola de protestas violentas con tendencias fascistoides debido a su carácter racista y clasista, y por otro lado ya se plantea como objetivo evidente la transición del gobierno bolivariano a otro que ellos encabezarían, todo esto en medio de denuncias fundamentadas de conspiraciones golpistas en marcha, con participación activa de medios de comunicación privados nacionales e internacionales y con el apoyo del Departamento de Estado de E.E.U.U.

La urgencia coyuntural nos llama a defender el proceso revolucionario de la amenaza reaccionaria, pero para poder lograr el mantenimiento del mismo es necesario y urgente un Golpe de Timón, un cambio radical que logre garantizar la construcción de una economía en manos del pueblo y los trabajadores, de un poder desde abajo que sacuda, controle y dirija al de arriba, de una revolución comunal que barra con todo burócrata y burgués. La radicalización de la revolución es la mejor defensa frente a la ofensiva reaccionaria, la conciliación sólo fortalecerá a la contrarrevolución. Es necesaria la concreción de un movimiento popular revolucionario y autónomo que pueda hacer frente a la burocracia conciliadora y a la ofensiva de la derecha.

Es momento de movilizarnos y de sacar a la calle a las multitudes soberanas, los trabajadores, cultores, campesinos, pescadores, a los del barrio, a los estudiantes, todos a las calles para contrarrestar a la derecha reaccionaria y para reorientar el rumbo del proceso revolucionario hacia un punto de no retorno, aquel que construya las bases de una Venezuela socialista. Busquemos reconstruir el tejido social que incluye todos los sectores del pueblo organizado para debatir y construir un Plan Popular de Acción Revolucionaria y Creadora.

¡A construir un sistema productivo en manos del Pueblo – Control Obrero y Producción Comunal!

¡Todo el poder para el Pueblo! – ¡Sólo el Pueblo salva al Pueblo! ¡Al fascismo y a la derecha reaccionaria se le derrota con la radicalización de la Revolución!
A construir un Plan Popular de Acción Revolucionaria


Fuente: aporrea.org

Foto tomada de laiguana.tv

No hay comentarios.:

Publicar un comentario