lunes, 27 de febrero de 2012

Carta abierta al doctor Carlos Fernando Galán


Carlos Fernando Galán, ex candidato a la Alcaldía de Bogotá.

Un caleño hace un desesperado 

llamado al 'Zar Anticorrupción'

Que nos abandonen los medios nacionales es algo que aceptamos estoicos. Pero que además lo hagan los entes de control Nacional es algo que no estamos dispuestos a tolerar, dice Jaime Salazar, reportero de la revista virtual en esta misiva al Secretario Técnico para Efectos del Estatuto Anticorrupción de la Presidencia de la República.

Dr. Carlos Fernando Galán.
Los colombianos recibimos con expectativa su posesión en tan pomposo cargo, aunque el mismo Presidente Santos haya señalado que la figura no existe, sino mejor, un Secretario Técnico para Efectos del “Estatuto Anticorrupción”.

Salvando esos tecnicismos, voy a suponer que usted si es un Zar y que luchará (sabe dios con qué poderes o fuerzas), contra uno de los más graves problemas de este país: la corrupción, Enhorabuena. Viéndolo así, su cargo reviste una importancia extraordinaria.


Quienes conocimos a su inmolado padre, sabemos que Ud. no será inferior al reto que supone honrar la memoria de quien ofrendó su sangre a la causa colombiana, paliando precisamente contra ese demonio de mil cabezas que usted se apresta a decapitar.

Pese a su juventud, es carta de presentación haber pretendido depurar su partido, cuando revocó el aval de cientos de candidatos de Cambio Radical cuestionados, y pese a la tormenta política, no desfalleció.

"Por desgracia, con los escándalos de Cali no pasa nada, y aunque los primos Nule tuvieron acciones en las Megaobras, nunca la prensa ni los entes de control voltearon a mirarnos".

Como leo en su website que la oficina a su cargo, pretende “atacar las causas estructurales del fenómeno de la corrupción” me encantaría invitarlo a que voltee a mirar a una ciudad cálida que queda a unos 500 kilómetros al sur-occidente te Bogotá, muchas veces olvidada, pero con más de 2 millones de habitantes, y donde todas las causas (y consecuencias) de la corrupción han crecido silvestres durante años.

Aunque sé que es un hombre ocupado, me gustaría hablarle de una ciudad golpeada como la que más por el látigo terrible de la violencia y la corrupción, y que pese a que detenta sedes locales de los organismos de control, éstos no han hecho nada durante cuatro años, o incluso, han coadyuvado a que las causas de la corrupción se enquisten y se perpetúen.

Me refiero a Cali
Durante 4 años tuvimos la peor alcaldía que se recuerde, que se sumó a las nefastas administraciones anteriores, con hasta un alcalde destituido. El actual mandatario encontró la olla raspada con menos de $60 mil millones para inversión, a pesar que el presupuesto de esta capital de departamento supera el billón de pesos.

Déjeme recordarle el trillado escándalo de los Nule en Bogotá; aquí en Cali también escuchamos a diario las declaraciones de testigos, investigaciones, confesiones, y seguimiento ininterrumpido de la prensa nacional.

Qué más quisiéramos nosotros que pasara aquí. Por desgracia, con los escándalos de Cali no pasa nada, y aunque los mismísimos primos Nule tuvieron acciones en las Megaobras de Cali (Consorcio Vías de Cali), nunca la prensa Nacional ni los entes de control han volteado a mirar a ‘sucursal del Cielo’.

Esto para no mencionar el fallo risible de la Procuraduría General al sancionar al ex alcalde Jorge Iván Ospina por 6 meses, porque dejó de presidir un consejo Municipal de Política Social. Y digo risible porque otras faltas y gravísimas se cometieron.
En fin, gracias a los procesos de empalme del presente alcalde Rodrigo Guerrero se conocen cifras escandalosas dignas del libro Guiness. Respetado Dr. Galán, le refiero algunos para que se vaya enterando:

·         Tuvimos los Auxiliares de Pintura (Guardas cívicos) más costosos que se tenga noticia: $44.700 millones invertidos en un programa que nadie sabe para qué sirvió, el Concejal  Roy A. Barreras (que seguro conoce) lo calificó de 'vulgar', esta es corrupción política del Alcalde pasado y la mayoría de los Concejales.
 
·         Dichos recursos se fueron por el sifón de la Secretaría General del ex alcalde Ospina, cuyo presupuesto pasó de $5 mil millones en 2008, a más de $93 mil millones en 2011.
 
·         Tuvimos la remodelación de estadio más cara del Mundo, con un valor que sobrepasa los $105 mil millones, y aún sin terminar. Recuerde que en otras ciudades dichos arreglos para el Mundial no superaron los $20 mil millones. Pasó de $27 mil millones inicialmente presupuestados y contratados a ese altísimo valor. Corrupción administrativa.
 
·         Megaobras: El programa bandera del ex alcalde tuvo un desfase que podría llegar al Billón de pesos. Sí, el costo de una reforma tributaria, perdido aquí en la ‘provincia’. Como si fuese poco, el entrante Secretario de Valorización Miguel Meléndez reconoce que las Megaobras no tienen cierre financiero, es decir, todavía no se sabe cuánto realmente le va costar a los caleños ese programa que lo pagan los caleños por valorización. Una sola persona, (Ing. Rodrigo Cerón), gerente en la práctica de las Megaobras, se ganó unos $6.200 millones de honorarios y prima de éxito, y allá en Bogotá se sonrojan con los risibles ingresos de los funcionarios de Samuel.
 
·         El Ex alcalde Ospina (junto con Metrocali) impulsaron el negocio del recaudo del MIO, finalmente otorgado a Siemens. Por acción mágica de una tutela se otorgó este contrato por casi $30 billones, que genera honorarios por más de $1 Billón de pesos, ¡y con un servicio Público!

Como ve, Dr. Galán, como en el caso de los Nule, aquí en Cali tampoco hablamos de ‘milloncitos’ sino de billones, lastimosamente, de billones perdidos o embolatados de los que nadie quiere dar fe ni noticia, para la muestra todos esos botones, que reposan en documentos públicos que puede ver cuando quiera, puesto que aquí nadie los quiere mirar.

"Salvo en tiempo de nuestras ‘pintorescas’ ferias, parece que Cali y el Valle importan para los Medios cuando sucede alguna inundación o una masacre que valga unos cuantos muertos".

Lo triste de todo esto, es que a diferencia de Bogotá, donde conocemos las penas (así sean irrisorias) de empresarios como Julio Gómez, o políticos como Samuel Moreno, aquí en Cali no pasa nada, y parece que nada pasará si usted, estimado Zar Anticorrupción no intercede prontamente.

Aunque la nueva administración empezó a destapar tímidamente la olla podrida, los caleños no podemos esperar a que las cosas se queden así, puesto que en entrevista con varios de sus funcionarios, han declarado que no van a administrar con espejo retrovisor, como decimos aquí, van a “comer callados”.

Salvo en tiempo de nuestras ‘pintorescas’ ferias, parece que Cali y el Valle importan para los Medios cuando sucede alguna inundación o una masacre que valga unos cuantos muertos. El resto es ruido de fondo. Que nos abandonen los medios nacionales es algo que aceptamos estoicos. Pero que además lo hagan los entes de control Nacional es algo que no estamos dispuestos a tolerar.

Es hora que Procuraduría, Contraloría y ahora su oficina, dejen de mirar el ombligo de Bogotá y miren a las regiones, donde también pagamos impuestos, donde también se ejecutan recursos, donde también se los roban por Billones, y donde miles de colombianos padecemos en silencio el flagelo injusto y antidemocrático de la corrupción. Ademas no existen Contraloría ni Personería Municipal, perdón existen, pero es como si no existieran.

Con un abrazo fraterno.
Jaime Salazar C.
Caliescribe.com

http://caliescribe.co/columnistas/2012/02/25/2357-caleno-hace-desesperado-llamado-al-zar-anticorrupcion

No hay comentarios.:

Publicar un comentario