viernes, 24 de febrero de 2012

Amenazan a periodista que denunció represión en El Quimbo


En la foto de arriba, la represión. En la de abajo, uno de los pescadores heridos por la Policía a orillas del río Magdalena, en el Huila
¡Esta es la libertad de 
prensa existente en Colombia!

Mientras los medios de las élites botan ríos de tinta y dilapidan horas de radio y televisión mirando hacia los países hermanos para, con desinformación y falacias, tratar de desacreditar sus procesos políticos, en Colombia la mayoría de ellos calla sobre hechos tan graves como las amenazas hechas al periodista independiente que, con un video, denunció la brutal represión de la Policía Nacional contra pescadores y campesinos indefensos en el Huila.

La Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, rechazó la amenaza de muerte contra el realizador audiovisual Bladimir Sánchez Espitia, periodista independiente y miembro de la Corporación Comunidad, que desarrolla actividades de comunicación para poblaciones vulnerables en el municipio de Gigante, en el Huila.

La última amenaza fue recibida el 22 de febrero en horas de la tarde, unos días después de haber colgado el vídeo en Internet.


El pasado 14 de febrero en Gigante, Huila, el Esmad de la Policía desalojó a un grupo de aproximadamente 30 pescadores, como el resultado de una querella interpuesta por la multinacional española Emgesa.

Los pescadores insistían en permanecer a orillas del río Magdalena, en protesta por las obras del proyecto de la represa de El Quimbo. Durante esas protestas la Policía Nacional impidió el acceso libre de los medios de comunicación y líderes de organizaciones de derechos humanos a la zona.

Aún así, el documentalista Sánchez Espitia grabó imágenes sobre los hechos donde se evidenciaba una desproporción en la violencia por parte de los efectivos del Esmad para desalojar a los pescadores de la zona.

Al día siguiente el camarógrafo italiano que filmó el vídeo, Bruno Federico, fue detenido injustificadamente por varias horas por miembros de la Policía.

Sánchez Espitia hace parte de la Corporación Comunidad, un colectivo de comunicadores sociales que desarrollan procesos con grupos de poblaciones vulnerables y estrategias de comunicación y recuperación de memoria histórica.

Él venía trabajando con Asoquimbo desde hacía varios meses, cuando hicieron el vídeo sobre el desalojo. Sánchez Espitia dijo a la Flip: “Yo acá soy feliz, he elaborado siete productos audiovisuales, los he subido a Youtube, y este ha sido el más impactante por las agresiones de la Policía, pero ¿cómo van a desmentir eso? Y ahora me toca irme de acá por las amenazas”.

Luego del impacto en los medios, el pasado domingo 19 de febrero recibió una primera llamada anónima donde lo acusaban de guerrillero y le advertían que se cuidara.

El 22 de febrero, unas horas después de que el realizador diera una entrevista para W Radio junto con el comandante de la Policía del Huila, el coronel Juan Francisco Peláez, Sánchez Espitia recibió una nueva amenaza desde un teléfono desconocido.

“Esto es lo que estaba buscando, lo vamos a desaparecer”, le dijeron. Ante las amenazas reiterativas el realizador decidió abandonar la región.

El coronel de la Policía Juan Francisco Pelaez manifestó no conocer sobre las amenazas al realizador y dijo a la Flip: “Él debe poner las denuncias y una vez se verifique su credibilidad, se le darán las garantías de protección necesarias”.

Gina Piragauta, reportera del diario La Nación de Huila y quien dio algunas declaraciones para el vídeo de la polémica, ha manifestado seguimientos sospechosos e intimidaciones: “Hace unos días vi a dos personas, al parecer de la Policía, que me seguían y me tomaban fotografías”. La periodista ha realizado cuatro informes sobre el desalojo en el Quimbo.

La Flip solicitó al Ministerio del Interior y a la Unidad Nacional de Protección implementar las medidas de protección necesarias para garantizar la vida del periodista y a las autoridades judiciales, adelantar la investigación que permita dar con los responsables de estos hechos.

Cali, sábado 15 de febrero de 2012

No hay comentarios.:

Publicar un comentario