sábado, 10 de marzo de 2018

Análisis. Lo que traerá la jornada de votaciones del 11 de marzo


COALICIONES Y CONFUSIÓN ELECTORAL

Por Alberto Ramos Garbiras (*)
La campaña electoral 2018 hasta el 11 de marzo día de las elecciones para Senado y Cámara de Representantes, y dos consultas abiertas, ha estado llena de exaltación de los ánimos, crispado el ambiente político y polarizadas las posiciones virulentas, como no había ocurrido con tanta notoriedad desde el año 1991. La intolerancia se tomó las redes sociales con bulos, mentiras prefabricadas, insultos y calumnias sin autor conocido. Y las plazas públicas o los espacios escogidos para el despliegue del proselitismo fueron copados por ataques verbales, huevos arrojados a los candidatos, vidrios rotos de los carros de las caravanas y consignas radicales.

Lo más paradójico es el origen de esta polarización, la firma de la Paz con concesiones a una guerrilla no vencida militarmente. La Justicia transicional para los desmovilizados y la conversión en partido político alteraron el temperamento de una derecha intolerante, así se expresaron con anticipación durante el plebiscito de octubre 2016, cuando distorsionaron el contenido de los acuerdos para exacerbar la conducta de los electores. Error que cometió el presidente de la República al someter la Paz a votación, siendo un bien supremo y teniendo la legitimidad lograda en la elección del 2014, no era necesario; además, porque la paz es un derecho para todos, un bien común, y por ende contra mayoritaria. La Paz hay que lograrla y no consultar sobre ella.


Otra paradoja, todo esto ha ocurrido en medio del desperfilamiento de los partidos políticos que, desde el año 2002 comenzaron a aparecer como nuevas formaciones políticas y en el fondo no eran sino nuevas fachadas con personería jurídica del bipartidismo transmutado, liberales y conservadores reagrupados alrededor de la figura presidencial, crearon Colombia Democrática, Alas Equipo Colombia, Convergencia Ciudadana, se fortaleció Cambio Radical, apareció después el partido de la U, etc. . Todos giraron alrededor de Álvaro Uribe, que se había deslizado del partido liberal. Fueron ocho años de un pequeño Frente Nacional, y se repitió la formula con los 8 años de Santos en la presidencia, así se desideologizaron más los partidos y se desperfilaron, hasta atomizarse o fragmentarse y autodestruirse por una especie de nanopartidismo, o sea cada congresista, en virtud del voto preferente se volvió en el líder de sí mismo y realizaba las transacciones o canje de votos por proyectos y leyes, hasta dejar vacíos de ideología a los partidos políticos. Irrespetaron la ley de bancadas, el transfuguismo hizo carrera.

Y la oposición se la dejaron a los “nuevos”, el Polo Democrático y el Partido Verde. El primero se fue difuminando después del éxito relativo de Carlos Gaviria Diaz; la corrupción por el carrusel de contratación de Bogotá acabó con la prestancia del Polo una agrupación de movimientos políticos, y dejó solo dos voces notorias e importantes, Robledo y Cepeda. Y en el Partido Verde, los egos, la falta de coherencia, la incapacidad de sus líderes exalcaldes, y el oportunismo lo han ido desdibujando, pero sigue siendo un partido importante pata la reconstrucción de la Democracia en Colombia.

Desde el 12 de marzo de este 2018 empieza la recta final de la campaña presidencial precedida de esta campaña al Congreso y de una polarización entre la derecha y la izquierda y quienes se disputan el centro político. Las coaliciones se han conformado, unos se fortalecen, otros transitan en solitario, pero en una coyuntura electoral como esta nadie puede ganar en la primera vuelta sin coalición, y ni quienes la han conformado podrían lograrlo.


(*) Politólogo, Universidad Javeriana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario