martes, 29 de noviembre de 2016

EDICIÓN No. 122. Perfil. La obra del líder de la Revolución Cubana

Fidel Castro Ruz, líder histórico de la Revolución Cubana.

LEL LEGADO HISTÓRICO DE FIDEL, EL HOMBRE QUE DERROTÓ AL IMPERIO

Por Luis Alfonso Mena S.
A las 10:29 de la noche del viernes 25 de noviembre partió hacia la eternidad el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Aunque alejado ya del mando desde el 31 de julio de 2006, Fidel fue el inspirador de la Revolución siempre, con su pensamiento y sus luces.

Y no podía ser de otra forma, porque desde el inicio, el 1 de enero de 1959, fue el conductor del proceso de transformaciones que ha vivido su país, que hoy lo encumbran como ejemplo de dignidad, solidaridad y construcción de una sociedad justa.


Fidel, así, simplemente Fidel, como lo llama todo su pueblo, fue el hombre que derrotó a un imperio, el estadounidense, a noventa millas de la isla.

Ninguno de los once presidentes que gobernaron a Estados Unidos desde el triunfo de la Revolución pudo con él.

Fidel los venció a todos, a pesar del embargo económico, de los ataques de todo orden que nunca cesaron, de la invasión de Bahía Cochinos, cuya derrota el encabezó, y de los intentos para asesinarlo, que se cuentan por centenares.

Así, le enseñó a su pueblo lo que es la lucha por la soberanía, la independencia y les dio una lección de dignidad a todas las comunidades del mundo.

El cubano es un pueblo que no se humilló ni se humillará ante el poder destructor de ningún imperio, por poderoso que sea. Ese es su primer gran legado.

Fidel dejó a su pueblo también justicia social, un país en el que los sistemas de educación, salud, nutrición, deporte, recreación, cultura están garantizados, lo mismo que el trabajo y la vivienda.

Cuba no es una sociedad opulenta ni de lujos. Es una sociedad digna, en la que el pueblo tiene garantizada la satisfacción de sus derechos fundamentales. Toda esta construcción es su segundo gran legado.

Colombia le debe mucho del éxito del proceso de paz en marcha a su iniciativa y su cobijo.

Esa ayuda altruista es evidencia del tercer gran legado de Fidel, su solidaridad con los demás pueblos del mundo, que practicó aún en los momentos más difíciles de su país, luego del derrumbe del campo socialista. Fidel enseñó el internacionalismo, enseñó a darle la mano al hermano necesitado.

Dignidad ante los imperios, construcción de una sociedad justa e internacionalismo solidario. He ahí los legados de Fidel Castro Ruz.

Su partida es solo física, porque el ideario de hombres como él permanecen en la historia y en el corazón de los pueblos.

Cali, lunes 28 de noviembre de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario