martes, 28 de junio de 2016

EDICIÓN No. 115. Habla Omar Álvarez, uno de los convocantes de la Cumbre Obrera en Cali


Omar Álvarez, presidente de Sintradit, uno de los sindicatos que convocan la Cumbre Obrero Sindical del Suroccidente Colombiano, que se realizará entre el 7 y el 8 de julio de 2016 en Cali. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).  
“LUCHAMOS CONTRA LOS VAMPIROS DE LA SUBCONTRATACIÓN”

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
“Nací en 1943 en la ciudad de Cali. Mi madre fue una obrera que me enseñó la lucha social. Después estudié hasta segundo de bachillerato en el Instituto José María Vivas Balcázar. En esa época fui sacado del colegio por pertenecer a un consejo estudiantil, y ya para el año de 1959 ingresé a la Juventud Comunista de Colombia. De ahí en adelante mi vida laboral la he desarrollado simultáneamente con las luchas sindicales”.

Así comienza su diálogo con PARÉNTESIS el dirigente obrero Omar Álvarez, presidente del Sindicato de Trabajadores Disponibles y Temporales, Sintradit, gremio que aglutina a todos aquellos a quienes el Estado, el Gobierno y los empresarios privados les han negado el derecho al trabajo.


Él es, ni más ni menos, líder de desempleados, de muchos que atraviesan afujías y afrontan el dolor de no tener dónde ganarse el sustento, quienes también se han organizado sindicalmente y combaten, precisamente, por emplearse, así suene extraño, pues siempre se ha creído que para agremiarse se requiere tener un espacio laboral fijo.

“Sintradit aglutina a compañeros temporales que son explotados por empresas contratistas y también a compañeros desempleados que han sido sacados de las empresas y nos hemos organizado con el objetivo de defender el derecho al trabajo en condiciones dignas y, fundamentalmente, luchar para acabar totalmente con la subcontratación laboral, que es una de las cosas que está socavando el movimiento sindical”, explica, e insiste: “Nuestra lucha fundamental es por la abolición definitiva del sistema de subcontratación, que es un sistema de vampiros”.

Con Álvarez nos encontramos para hablar de sus luchas y de la Cumbre Obrero Sindical del Suroccidente Colombiano, que tendrá lugar en Cali entre el 7 y el 8 de julio de 2016 “Por los derechos de los trabajadores y por paz con justicia social, ambiental permanente y duradera”, como reza su objetivo central.

“En esta cumbre obrera vamos a sacar unas tareas concretas de movilización, de organización para respaldar este proceso de paz y que la clase obrera junto a los campesinos, en esa alianza obrero-campesina, salgamos todos a respaldar no solamente el proceso sino a ser partícipes”, subraya.

Álvarez terminó su bachillerato mucho después de estar vinculado a la brega laboral, luego hizo un curso de periodismo y se dedicó al bello oficio --como lo definiera García Márquez--, el cual, recuerda, ejerció al lado de figuras emblemáticas de la radio caleña como Joaquín Marino López y Fernando Franco García, en Todelar, hasta pensionarse, hace diez años, como trabajador de una emisora local.

Laboró en Radio Cultura, la Voz de Cali, Armony Récord, la Red Sonora, entre otras estaciones, aunque también ejerció la mecánica automotriz --que aprendió de manera autodidacta-- en Carrocerías Superior y se desempeñó como obrero en Cartón Colombia, Productos Químicos Gama y la Siderúrgica Tisot. El primer sindicato al que perteneció fue el de impresores y artes gráficas, en 1960, del que fue directivo.

Álvarez es un hombre irreductible en la defensa de los trabajadores y de las comunidades afectadas por los problemas y las injusticias, aún a costa de su estabilidad laboral y arriesgándose a ser censurado cuando ejerció el periodismo.

Para la muestra, dos episodios de su ya prolija historia: el primero, cuando fue despedido de una de las emisoras de radio en las que trabajó por denunciar la contaminación que la Industria de Licores del Valle ocasionaba al río Cali. Y, el segundo, cuando se negó a hacer parte de la ardid diseñada por un jefe suyo, periodista, dirigida a dejar sin empleo a dos colegas. “Yo no me iba a prestar para atentar contra mis propios compañeros”, dice.

A pesar de dificultades de salud que ha atravesado y del transcurrir de los años, este veterano dirigente obrero no cesa en sus iniciativas sociales, parece inagotable la pasión que le impregna a las mismas. ¡Qué bueno que muchos jóvenes del mundo de hoy tuvieran la energía y la alegría que despliega Omar Álvarez en los actos de solidaridad por sus congéneres de clase!, pensé, mientras iniciábamos el siguiente diálogo:

DESEMPLEADOS SINDICALIZADOS
-- ¿Cómo lograron crear un sindicato para personas desempleadas (disponibles), entre otras, cuando la legislación establece que se debe tener un espacio laboral para poder ejercer ese derecho?
-- Esto fue una dura lucha, porque nuestro sindicato nació en Barrancabermeja, donde cinco compañeros de la Junta Directiva de Sintradit fueron asesinados por paramilitares. En un principio el Gobierno y el Estado no nos querían reconocer, pero nosotros sustentamos también que hay trabajadores temporales a los cuales se les negaba el derecho a la sindicalización y aún se le sigue negando a algunas organizaciones sindicales que tienen temporales y que no hacen nada por sindicalizarlos.

Pero por el hecho de que uno esté desempleado no pierde su condición de trabajador, de obrero. También aglutinamos compañeros que son trabajadores así no estén en ninguna empresa, pero que se desempeñan como vendedores ambulantes o temporales por cuenta propia.

-- ¿Qué debe hacer una persona en estado de desocupación para vincularse?
-- Se puede dirigir a la sede de la Central Unitaria de Trabajadores, allí también nosotros tenemos nuestra sede, o llamar a este teléfono: 310 891-3065. En la sede de Sintraquin tenemos la de Sintradit. Ahí los compañeros pueden ir y reclamar su formulario para la afiliación que la estudia la Junta Directiva o la Asamblea y se aprueba.

-- ¿Cómo hace una persona desempleada o un trabajador informal para cumplir, por ejemplo, con su cuota sindical?
-- Nosotros en ese sentido tenemos una consideración fundamental: los que pagan las cuotas sindicales son aquellos compañeros que están recibiendo salarios, como los temporales. Los compañeros desempleados por su propia condición no están obligados a pagar esa cuota. El trabajo nuestro es fundamentalmente en el campo de la educación, de darles conciencia de clase, organizarlos para que luchen por ese objetivo concreto que es el derecho al trabajo en condiciones dignas.

-- ¿Cuál es el estado de la organización sindical de los temporales y desempleados?
-- Nosotros en este momento tenemos 45 compañeros sindicalizados. Hemos logrado que a algunos que son temporales les sean reconocidos sus contratos realidad, y hagan parte ya de contrato directo, por lo cual ya no pueden continuar en nuestro sindicato. Nosotros luchamos para que la gente tenga empleo directo, pero al mismo tiempo sale de Sintradit y entra a engrosar las filas del sindicato de la empresa donde va a trabajar.

Esa es una de las características que nosotros tenemos, trabajamos, luchamos, aunque el sindicato se debilita, pero procuramos que vengan más trabajadores para que se afilien a él.

-- ¿Este sindicato existe solo en Cali, cuál es su característica?
-- Este sindicato existe en Cali, y tenemos una subdirectiva también en Buga. Existe otro en la Costa Atlántica, y se están formando otros en Bogotá y en Palmira.

NO A LA SUBCONTRATACIÓN
-- ¿Cómo es la lucha que ustedes están desarrollando contra la tercerización laboral, contra el salario indigno, contra la pauperización del salario en tantas empresas que violan los derechos de los trabajadores y los contratan a destajo, sin reconocimiento de sus prestaciones sociales?
-- Nuestra lucha fundamental es por la abolición definitiva del sistema de subcontratación, que es un sistema de vampiros. Es importante tener en cuenta que ya en el año de 1849 los obreros franceses derrotaron la subcontratación. Aquí mismo, los compañeros de Indupalma, en los años sesenta, derrotaron esa subcontratación.

En el año de 1943, durante la presidencia de Alfonso López Pumarejo, si mal no recuerdo, los obreros a través de una huelga lograron que toda empresa que se cerrara fuera nacionalizada por el Gobierno. De esta forma, en esa época, se luchó contra la subcontratación. Se utiliza mucho hoy en día la denominación tercerización, pero el término político en realidad es la subcontratación, que se utiliza no solamente para dividir a los trabajadores, sino para acabar las organizaciones sindicales, es hermana de los famosos contratos colectivos.

-- Dentro de la subcontratación entra también la contratación por obra, o la contratación por prestación de servicios…
-- Sí, entran todas. En nuestro sindicato todo lo que sea subcontratación, así sea por obra o labor, por prestación de servicios, está incluido para que los compañeros puedan acercarse y afiliarse.

-- ¿Cuáles son las acciones que están desarrollando para combatir desde el punto de vista legal esa subcontratación?
-- Bueno, nosotros hemos logrado algunas victorias ya. La ley es muy clara por jurisprudencia de la Corte Constitucional que dice que todo trabajador temporal que lleve más de un año de servicio, inmediatamente la empresa a la cual presta sus servicios directamente, y no la empresa contratista, debe firmarle su contrato realidad en forma directa.

Para esto hay que demandar. Nosotros hemos logrado algunas demandas. Entre otros, el sindicato de trabajadores Sintraquin es uno de los que más ha luchado y logrado conquistar este derecho. Nuestra pelea es jurídica, pero también es política, porque estamos luchando por todos los trabajadores colombianos para que el derecho al empleo permanente en condiciones dignas sea respetado por la legislación, a pesar de que hoy en día es ésta misma la que ha creado la subcontratación y todos estos males que aquejan a los trabajadores.

Omar Álvarez (der.), cuando participaba en la V Caravana Obrera contra el Modelo Neoliberal, el 14 de agosto de 2014, en la vía Cali-Yumbo. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

CUMBRE OBREA DEL SUROCCIDENTE
-- ¿Cómo van los preparativos de la Cumbre Obrero Sindical del Suroccidente Colombiano que están impulsando para el jueves 7 y el viernes 8 de julio en Cali?
-- Es una cumbre por los derechos de los trabajadores y por la paz con justicia social, ambiental, permanente y duradera. Es una cumbre en la cual los trabajadores del suroccidente colombiano sindicalizados nos vamos a reunir para estudiar la problemática de la clase obrera, y dentro de ella vamos a tener cinco mesas de discusión.

Una de esas mesas es sobre la situación organizativa social y cultural de la clase obrera. Otras abordarán el desempleo, el cierre de empresas, la subcontratación, los nefastos pactos colectivos. También vamos a tratar lo que es la política nacional respecto a las minorías nacionales, a la situación de la mujer obrera en Colombia. Una de las cuestiones fundamentales a debatir es el estatuto del trabajo que hasta ahora, a pesar de que los obreros firmamos una carta hace ya unos doce años, no ha sido posible que el Gobierno lo impulse.

También vamos a discutir las alternativas frente al neoliberalismo, el corporativismo sindical y el desarrollo económico, que debe ser compatible con la naturaleza y no un desarrollo que acabe la naturaleza, destruya la vida y el planeta.

-- ¿Cuál es su opinión sobre el escasísimo porcentaje de sindicalización de trabajadores en Colombia, que según estudios no llega ni al 5% de la población en estado laboral en el país?
-- Sí, efectivamente, inclusive el 5% es mucho, no llega ni al 4%. Una de las causas fundamentales es la legislación laboral, que ha creado la subcontratación, el paralelismo sindical y les ha dado a los patronos fuerza para no permitir que los trabajadores se sindicalicen. A pesar de que la ley habla del derecho a ella, en realidad no se cumple.

Por ejemplo, un caso concreto: los pactos colectivos, aquellos que están allí no los dejan sindicalizar. La causa objetiva para que el porcentaje de los sindicalizados sea tan bajo es la misma política antiobrera, antisindical del Gobierno que en realidad no permiten defender este derecho y eso es por lo cual estamos luchando.

No es que los trabajadores no se quieran organizar. Influye también la subcontratación. La problemática de la antisindicalización la han creado el Estado y el Gobierno.

VICIOS EN EL MOVIMIENTO SINDICAL
-- ¿Pero cuánto inciden también los vicios que se han aposentado en el movimiento sindical, la burocracia, la falta de democracia interna en las centrales sindicales?
-- Sí, efectivamente. Hay un problema que no solamente es la burocratización sino la corrupción que algunos elementos han introducido en el movimiento sindical. Estos elementos, violentando los principios morales del movimiento sindical, lo han corrompido y es lo que más destaca el Gobierno.

Para hacer una propaganda negra contra el sindicalismo, pone como ejemplo toda esta serie de esquiroles que han vendido a los trabajadores, que ya no luchan por una vida digna para todos, sino por una forma de vida para ellos. Con ello se está haciendo daño al sindicalismo para crear una mala imagen, que es lo que han logrado. Mas, sin embargo, nosotros plantemos algo concreto: son menos los corruptos que ha habido que todos los miles de muertos que ha ofrendado el sindicalismo.

Eso es lo que nosotros tenemos que ver, no los pocos vende-obreros que existen, sino cuántos muertos ha puesto el proletariado sindicalizado que aún tiene principios, con una moral y con una fuerza que nosotros tenemos que rescatar.

Por ejemplo, las centrales obreras en Colombia todas están afiliadas a la Confederación Sindical Internacional, la CSI, que es una confederación pagada directamente por la CIA como se ha podido demostrar. En ese sentido, ¿por qué si todas las centrales obreras son afiliadas a la CSI, por qué no se hace una sola central para respetar un principio sindical que es la unidad orgánica del movimiento?

El movimiento sindical tiene unos principios, tiene una historia, sigue vigente y lo sacaremos adelante. Por eso necesitamos realizar una lucha ideológica fuerte y seria para sacar a todos aquellos corruptos que en realidad manchan el sindicalismo con sus acciones.

-- ¿Cómo se expresa esa corrupción en el movimiento sindical?
-- Se expresa en el burocratismo, se expresa en la venta de las conciencias, esos son comportamientos que en realidad tienen acabado el sindicalismo. No solamente se venden los esquiroles sino que también se venden los derechos. El acomodamiento, la vida fácil y el apartamiento ideológico, porque muchos de estos dirigentes se apartaron de los principios que dio la Primera Internacional de los Trabajadores, se expresan en la inmoralidad, en la traición a esos principios y se expresan también en darles la espalda a los trabajadores que están entregados a esta lucha. Igualmente, en los señalamientos que se hacen de parte de muchos de estos directivos a compañeros que están decididamente en la lucha.

-- ¿Qué pasa con los fueros sindicales?
-- El fuero pertenece a la organización sindical, no al sindicalizado, entonces efectivamente lo que ocurre no es venta de fueros, sino que simplemente es la venta de la conciencia como ha sucedido en el Valle del Cauca con algunos directivos, pero éstos nunca serán dirigentes de la clase obrera.

La gráfica capta un mitin obrero contra la tercerización laboral, en el que participó el dirigente sindical Omar Álvarez en la zona industrial de Yumbo. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).
TRABAJADORES POR LA PAZ
-- ¿Se puede decir que esta Cumbre Obrera del Sindicalismo del Suroccidente es una cumbre del sindicalismo clasista?
-- Es una cumbre de sindicalismo clasista, con orientación clasista, pero estamos invitando a los compañeros de todas las centrales sin distingos de afiliación política, de raza, de sexo, nada de esas cosas, y sin distingos de a qué central estén ellos afiliados. Es una convocatoria amplia, para que debatamos nuestros problemas internamente y podamos sacar de allí una plataforma que la apliquemos sobre todo para la participación en el proceso de paz, recordando algo que es importante y es que la Primera Internacional de los Trabajadores, de 1884 en Londres, dijo que la clase obrera debe imponer la paz allá donde sus opresores y verdugos imponen la guerra.

-- ¿Cuál va a ser el cronograma de trabajo y cuáles sindicatos están convocando?
-- Van a ser dos días, el 7 y el 8 de julio, en el auditorio de la sede de la Universidad Santiago de Cali situada en el centro de Cali, en la Carrera 8 con Calle 8. Los sindicatos que nos hemos comprometido con la convocatoria son Sintradit, Sintraquin Cali y Yumbo; Sintraime Cali, Yumbo y Palmira; Sintraemcali, Sinuvico Valle, Sintraelecol Valle, Sintraunal Valle, Fuerza Obrera de Unión Sindical del Suroccidente, Federación Sindical Mundial del Suroccidente y la Escuela de Formación Obrera y Sindical Julio Rincón.

-- ¿Qué tareas van a proponer para respaldar el proceso de paz que tuvo el jueves 23 de junio un avance fundamental al ser firmado entre el Gobierno y las Farc el cese bilateral de fuegos y hostilidades y la dejación de armas?
-- Uno de los planteamientos nuestros es que la clase obrera tiene que jugar un papel en este proceso de paz, porque ella es quien produce la riqueza, es la clase más avanzada desde el punto de vista de su organización. Nosotros hemos venido creando también una pedagogía para la paz, pues el cese el fuego no es el punto de llegada sino el punto de partida hacia lo que nos espera.

Ahora viene el trabajo difícil, en primer lugar para el cumplimiento de los acuerdos por parte del Estado, que históricamente los ha incumplido, y, en segundo lugar, por el papel que tenemos con esa pedagogía de paz para evitar todo ese trabajo ideológico que han venido haciendo algunos medios de la burguesía en el sentido de crearle cortapisas a los acuerdos de paz.

En esta cumbre obrera vamos a sacar unas tareas concretas de movilización, de organización para respaldar este proceso de paz y que la clase obrera junto a los campesinos, en esa alianza obrero-campesina, salgamos todos a respaldar no solamente el proceso sino a ser partícipes para que esto se cumpla y hacerlo no objeto sino sujeto de un proceso de paz.

-- Se ha notado en sectores de la población que hay apatía e incluso rechazo al proceso de paz. Lo más lamentable es que también hay trabajadores de base que tienen enormes dificultades para comprender la importancia de los acuerdos de La Habana. ¿Qué se puede hacer para combatir esa falta de conciencia política y de clase entre los trabajadores?
-- Hay que tener en cuenta que hay una cosa objetiva muy concreta. En primer, lugar toda la parafernalia y todo ese monstruo de poder en los medios que tienen los patronos del capital, porque a la que menos conviene la paz es a la burguesía, a los patronos, a aquellos que comercian con las armas y que viven precisamente del crimen a través de las armas.

En realidad, se ha hecho todo un trabajo ideológico y allí hay algunos sectores que son a los que más se les da publicidad en los grandes medios de los monopolios, que le dan la trascendencia sobre todo a las cosas negativas, pero la verdad y el querer de la inmensa mayoría del pueblo está oculto.

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental, y por eso son tan importantes los medios alternativos como PARÉNTESIS, que en realidad son objetivos, claros y oportunos como debe de ser un medio y manifiestan lo que se está realizando. Y la verdad es que el pueblo en su inmensa mayoría quiere la paz. Que hay sectores atrasados políticamente, claro, si no hubieran esos sectores atrasados no existirían los partidos tradicionales.

-- En la convocatoria dicen que también invitarán a la Ministra del Trabajo, Clara López. ¿Ya se ha confirmado su presencia? ¿Quiénes más estarían?
-- A la Ministra ya se le hizo llegar la carta y quedó precisamente de enviar su respuesta. Asistirían varias personas que han incidido mucho en este proceso de paz. Están Piedad Córdoba, Iván Cepeda, una serie de personajes que le han metido duro a este proceso de paz. Ellos van a ser invitados y van a tener la palabra también.

PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES Y URBANOS
-- Veo en la convocatoria que abordarán los problemas medioambientales…
-- Se tocará también el problema medioambiental, la destrucción del ambiente. Allí vamos a tratar un tema muy concreto que tiene que ver con eso, porque quien está destruyendo la naturaleza no es el hombre en abstracto, quién está destruyendo la naturaleza son los medios de producción depredadores que utiliza el capitalismo.

Nosotros estamos planteando un desarrollo compatible con la naturaleza. El neoliberalismo plantea un desarrollo sustentable o sostenible que quiere decir que la naturaleza se sustenta siempre y cuando le sirva el capital.

-- ¿Qué se va a plantear respecto de los graves problemas de Cali? Por ejemplo, sobre los desalojos en el jarillón del río Cauca y en el centro de la ciudad; sobre el crecimiento del desempleo y de la inseguridad en la capital del Valle; sobre los males de la movilidad y los hospitales públicos en crisis. ¿Qué puede esperar la comunidad del movimiento sindical para enfrentar esos problemas?
-- Precisamente uno de los asuntos que abordaremos son las condiciones de vida que tienen todos los habitantes de Cali. No solamente el problema de su movilidad, sino su derecho al trabajo. También vamos a tratar el problema urbano, porque éste viene siendo tratado no desde un punto de vista objetivo, pues él tiene que ver con lo económico, con las clases sociales y el Gobierno no le está prestando ninguna atención al problema social. Todo lo contrario.

La vivienda digna, la cuestión de toda la función pública que ha de tener el Estado para prestar los servicios domiciliarios, los servicios colectivos, el servicio de transporte, todo esto implica un problema de ciudad. Un caso concreto es el problema de Ciudad Paraíso, donde en realidad lo que hay es un destierro del pueblo de ese sector. Ese problema también lo vamos a tratar, porque es que el movimiento obrero implica el problema de los indígenas, el problema de los afros, el problema de los barrios, esa lucha no está alejada de la lucha social. Eso va a tener también atención especial.

(Una vez concluido este diálogo, Omar Álvarez partió raudo a cumplir otra cita, esta vez como profesor en una escuela de formación popular, donde hablaría de filosofía y coyuntura política. Así es su vida: dedicada a la brega social).

(*) Editor de los portales PARÉNTESIS y ¡PERIODISMO LIBRE!


Entrevista realizada en Cali, el viernes 24 de junio de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario