domingo, 15 de mayo de 2016

Reflexión. Los ‘Panama Papers’ y la doble moral de los medios masivos en Colombia

Caricatura: Matador.
¡QUE SE ABRA EL DEBATE ÉTICO
EN EL PERIODISMO COLOMBIANO!

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
La doble moral de los medios masivos de comunicación de las élites en Colombia quedó de nuevo en evidencia con el silencio guardado ante la aparición del emporio ocultado por el flamante director de noticias de Caracol Radio, Darío Arizmedi, en Panamá y descubierto en el marco de las revelaciones conocidas como los Panama Papers. Todos han guardado mutis por el foro.

Solo algunas páginas de medios alternativos en internet informaron sobre el particular. Cuando se trata de sus adversarios ideológicos, los "dioses" del seudoperiodismo en Colombia son los primeros en fungir como sumos sacerdotes y jueces supremos.


Así operó Arizmendi contra Gustavo Petro, así lo hace contra la República Bolivariana de Venezuela y todo lo que le huela a procesos alternativos: denostan, insultan, desinforman él y su combo de "periodistas" mimados.

Entre bomberos no se pisan las mangueras. Uno de sus colegas salió por ahí, en una cadena radial vecina, a decir que había que abrir un compás de espera para ver si "los ahorritos" de Arizmendi estaban evadiendo impuestos en Panamá o no.

Igualito al compás de espera que les abren los periodistas de las élites en el poder a quienes a diario vituperan, calumnian e injurian porque no corresponden a sus líneas de clase, a sus intereses oligárquicos, en Colombia y en América Latina. ¿Dónde queda la ética?

¡Lo que se debe abrir es el debate en el periodismo colombiano! La crisis moral de éste no da espera. Hay que democratizar la información.

El derecho a informar y a opinar con veracidad, responsabilidad social, libertad e independencia, como mandan los artículos 20 y 73 de la Constitución Política de Colombia, deben hacerse valer en la práctica y no quedar en el papel.

El miedo cunde, el pánico inunda las salas de redacción cuando un "gurú" de la prensa nacional resulta inmerso en un escándalo...

Este caso no es el primero, ni será el último...  Hay más de los que condenan a diestra y siniestra las luchas sociales, las protestas cívicas, a los gobiernos alternativos, a los pensadores y activistas de izquierda, a pesar de sus rabos de paja…

Ya habrá oportunidad de registrar otros casos, entre los mismos mimados de Caracol y hasta en La Silla Vacía, que parece que en materia de dineros en Panamá cojea…

(*) Periodista independiente, editor de PARÉNTESIS.


Jamundí, Valle del Cauca, Colombia, miércoles 11 de mayo de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario