viernes, 4 de marzo de 2016

Historia. A 45 años de la masacre de universitarios en el gobierno de Misael Pastrana

Diario El País de Cali correspondiente a la edición del 27 de febrero de 1971.

LA REBELIÓN DE LOS ESTUDIANTES CALEÑOS

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
En febrero de 1971, los estudiantes de la Universidad del Valle, apoyados por muchos otros de la Universidad Santiago de Cali y de colegios de secundaria, llevaron a cabo intensas luchas por la autonomía universitaria, por reforma a los consejos superiores y en contra del Plan Atcon que, basado en las concepciones de Rudolph Atcon, trazaba directrices desde Estados Unidos a las instituciones de educación superior latinoamericanas.

También exigían el retiro de los llamados cuerpos de paz gringos, considerados formas de penetración imperialista en la región.


Los estudiantes tomaron la Universidad, que en la época tenía solo la sede del barrio San Fernando, y de allí fueron desalojados a sangre y fuego por el gobierno de Misael Pastrana, en acontecimientos que tuvieron sus momentos más dramáticos cuando ocurrió la masacre del 26 de febrero, hace exactamente 45 años.

Toda esa historia, que solo ha sido tratada en un libro, en una tesis de grado y en algunas publicaciones alternativas e independientes, es reconstruida ahora por la estudiante Indira Gironza Bravo, en un documental que ya circula por las redes sociales y fue presentado en la noche del martes 27 de mayo de 2014, en acto cumplido en la Biblioteca Departamental del Valle del Cauca.

El documental, cuyo proceso de investigación y producción  duró tres años, se titula La Rebelión de los Estudiantes, y constituye un trabajo histórico periodístico sobre las luchas de febrero de 1971 en Cali, que deja lecciones claves para las luchas juveniles de hoy.

“Yo empecé más o menos en el 2011 con esa indagación, preguntándole a los estudiantes que si sabían qué había pasado el 26 de febrero del 71 y la mayoría me dijo que no sabía. Entonces yo dije: ‘Tengo que empezar a investigar sobre este movimiento para que los demás se enteren’”, expresa la documentalista Gironza Bravo.

El trabajo resulta de gran valía a la luz de hoy, al recoger las experiencias de unas luchas estudiantiles que sirven de antecedente y de fundamento a las que los universitarios libran desde 2011 por la construcción de una ley de educación democrática en Colombia.

“A raíz de que volvió otra vez a levantarse el movimiento estudiantil como hace 40 años --más o menos ese es el símil--, entonces yo dije: ‘Debemos tener la conciencia de conocer nosotros mismos la memoria histórica del movimiento estudiantil, la memoria colectiva de ese movimiento’”, enfatiza la comunicadora social.

Por el documental pasan numerosas fuentes que nutren la historia, entre ellas las de actores de esas luchas, como Luis Aurelio Ordóñez, autor del libro Mataron a Jalisco: 26 de febrero, el día en que todo estuvo a punto de estallar, que destaca la figura del líder estudiantil Édgar Mejía Vargas, el primero en caer, de una larga de lista calculada en 30 personas asesinadas por balas oficiales. Varios de los líderes sobrevivientes continúan en la brega por la democracia en Colombia.

Pero, ¿cuáles son las lecciones históricas? Para Indira Gironza “lo primero es la transformación de la Universidad, la democratización de la misma, porque en esa época se peleaba por la autonomía universitaria y por la reforma a los consejos superiores universitarios… Y lo otro que me parece importante es el cambio ideológico que se dio, que hasta nuestros días nosotros lo vemos”.

Indira Gironza tiene en la mira ahora la historia de la lucha de los corteros de caña en el Valle del Cauca, verdaderos esclavos de la época, de los cuales ella considera que también se debe construir memoria histórica que reivindique sus luchas titánicas y heroicas.

(*) Editor de PARÉNTESIS Y DE ¡PERIODISMO LIBRE!

VEA EL DOCUMENTAL EN LA SIGUIENTE DIRECCIÓN:

VEA EL INFORME PERIODÍSTICO SOBRE LA PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTAL EN:


Cali, jueves 3 de marzo de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario