miércoles, 2 de diciembre de 2015

Crónicas Viajeras. Por las tierras de Risaralda (I)

El corregimiento de Cerritos, en jurisdicción de Pereira, es conocido por su riqueza de frutales. (Foto: http://periodico.sena.edu.co/productividad/noticia.php?t=Cooperativa-de-%2018pi%F1eros%2019%20&i=238).
Cerritos, entre mecato y cometas

Por Rubén Darío Taborda Franco (*)
Entre el municipio de Cartago, en el departamento del Valle del Cauca, y Pereira, capital de Risaralda, se encuentra Cerritos, un caserío ubicado donde se inicia la vía que conduce al viajero al municipio de La Virginia, ubicado a orillas de los ríos Risaralda y Cauca; y también a Balboa, Belén de Umbría y La Celia, pueblos  encumbrados en la cordillera  Occidental.

En los años  ochenta el turista debía tomar esa vía para viajar a Medellín porque no se  podía asumir la ruta que pasaba por Santa Rosa de Cabal. Y no hay que olvidar que por La Virginia muchas personas viajan al departamento del Chocó.

Mirando Google Maps desde el aire Cerritos parece estar  ubicado en una T formada por las carreteras que conectan a Cartago, Pereira y La Virginia. Al consultar en Internet a qué distancia se encuentra ese lugar de la capital de Risaralda, la información indica que  Carritos está  a 20 kilómetros. Pero creo que es a 16, debido a que el sur de la Perla del Otún, como se le conoce a nivel nacional a dicha ciudad, se ve desde una  loma, ubicada al frente de aquel  sitio, a la misma distancia que Yumbo de  Cali.

A esa loma, por el mes de agosto, acuden los niños a elevar cometas. Aquel lugar viene siendo como para nosotros la loma de La Cruz. Al  dirigirse a tierras  risaraldenses o de regreso al Valle, el firmamento se vuelve colorido y alegre, gracias a la presencia de  los  pequeños cuando uno pasa  por ese sector.

Cerritos tienen casas de  madera,  techos de lata, pisos en cemento y columnas de  guaduas como las que se dan detrás de las bodegas de la Cervecería Nacional, ubicadas cerca de aquel  lugar donde  se puede comprar mecato.

La  persona que viaja  por tierra a esta zona de Colombia puede comprar bebidas gaseosas si  lo agotó el calor del Valle del  Cauca. En el  lugar el turista puede detener su vehículo o decirle al  conductor del  bus intermunicipal que se detenga para adquirir pasabocas o dulces.

Usted puede conseguir bolsas largas con  pan de yuca,  puede comprar obleas y achiras traídas del departamento del  Huila. Si  no se preocupa por las dietas, se puede antojar de   galletas negras, unas bolitas de colores en forma de crispeta elaboradas en azúcar y gelatina blanca.

Como su antojo no tiene límites hace un paneo por el local donde detuvo la mirada para comprar  un tarrito blanco con panderitos: dulces en pequeñas bolitas de harina que se le  diluyen en la  boca si no los  mastica. Y  termina  su estadía en Cerritos comprando una piña oro miel que se cultiva en esa región del país y resulta  tan  deliciosa  como los  dulces que  comprábamos en el colegio.

En los años ochenta el lugar sufría problemas de congestión vehicular por  los  automotores que venían de Medellín, de la zona cafetera y del Valle. En segunda instancia, Risaralda ha tenido un notable desarrollo comercial.  Esto  hizo que en la zona se  construyera para 2010 un puente que conectara la vía a Cartago con La Virginia y se  hiciera un  hundimiento en el  mismo sitio para unir el  municipio risaraldense con Pereira.

A futuro, las personas que trabajan ahí pueden ser testigos de una  obra que los  beneficiará: la doble calzada La Virginia-Cerritos, porque esa vía conecta con la Zona Franca de Risaralda

En dicho sector se arriendan lotes para la empresa de transporte urbano de Pereira, Mega Bus; para el almacenamiento de mercancías y la instalación de compañías nacionales e internacionales. De igual forma, se piensa tener en esa zona conectividad férrea con Buenaventura, para sacar del país carga que llegue a la zona franca, según lo indicó Lina María Gómez, presidenta de la Junta Directiva de la Zona Franca Internacional Pereira, al periódico La Tarde del 19 de julio de este año.

Finalmente, se tiene proyectado que esta autopista conecte Cerritos con La Virginia, el Pacífico, Antioquia  y la Costa Atlántica gracias a las vías de cuarta generación


(*) Periodista independiente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario