martes, 22 de septiembre de 2015

Noticia. Ciudadanos reclaman porque la congestión vehicular los retrasa hasta una hora


Las vías de Acceso a Cali desde los municipios aledaños por el sur (Jamundí), por el norte (Yumbo y Palmira), y por el oriente (Candelaria) se han convertido en verdaderos suplicios para miles de habitantes de esos municipios que trabajan o estudian en la capital del Valle y se ven sometidos a cuellos de botella vehiculares  en horas pico, como el de esta gráfica, tomada de las redes sociales. 
La vía Candelaria-Cali, un suplicio

Por Redacción de PARÉNTESIS
La comunidad de las áreas contiguas al municipio de Candelaria está al borde de la desesperación debido a la gran congestión que se registra de manera cotidiana en la vía que de este sector conduce a Cali.

En efecto, durante las primeras horas de la mañana, entre las 5:00 a.m. y las 8:00 a.m., recorrer la vía Candelaria-Cali puede tardar hasta una hora, debido a la gran cantidad de vehículos automotores que quedan embotellados a la altura de Ciudad del Campo.

De nada sirven los hasta quince guardas de tránsito que el Municipio de Candelaria sitúa en el sector que le corresponde para tratar de agilizar el tráfico vehicular, si en el lado de Ciudad del Campo, que administrativamente corresponde a Palmira, no hay guardas que complementen la labor.

Así lo denuncian habitantes de urbanizaciones como Poblado Campestre y Aldea Campestre, quienes diariamente afrontan el suplicio en que se ha convertido transitar por la carretera con destino a sus lugares de trabajo o estudio.

“Es desesperante transitar por allí, pues la gran cantidad de carros que salen de Ciudad del Campo, en jurisdicción de Palmira, hace que los automotores que vienen de condominios ubicados antes de éste queden atascados”, sostuvo la ejecutiva de una importante empresa caleña.

Ella, como miles de habitantes de Candelaria, debe madrugar más de la cuenta para poder recorrer temprano la carretera que la conducirá a Cali a fin de llegar puntual a su lugar de trabajo, en el centro de la capital del Valle del Cauca.

Pero, revela la funcionaria, muchas veces ni así se evita el atasco, pues los días lunes y jueves la congestión crece a la altura de la Central de Abasto del Valle S.A., Cavasa, debido a que hasta las bodegas llegan centenares de toda clase de carros para transportar víveres, y el tráfico se hace mucho más lento.

En ocasiones, la congestión se prolonga hasta la glorieta de la Carrera Octava con la Autopista Calle 70, donde también hacen falta guardas de tránsito, esta vez de la jurisdicción de Cali.

El problema denunciado deriva de la expansión urbanística que registran las zonas contiguas a Cali por el oriente de la ciudad (Palmira y Candelaria), pasando el puente de Juanchito sobre el río Cauca.

Día a día esta zona cuenta con mayor número de pobladores, personas habitantes de las urbanizaciones mencionadas y otras que en su gran mayoría trabajan o estudian en Cali y deben levantarse a las 4:00 a.m. para intentar evitar la congestión.

Se trata de una nueva problemática social que debe ser tratada de manera conjunta por los gobiernos de Cali, Palmira y Candelaria, triángulo administrativo que está en la obligación de encontrar soluciones tangibles e inmediatas.

De esta forma, no solo Yumbo, por el norte, y Jamundí, por el sur, registran graves problemas de congestión vehicular en horas pico (mañana y tarde), sino también Candelaria, por el oriente, porque del puente para acá está Cali, el punto de encuentro de miles y miles de seres en busca de trabajo, estudio y sustento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario