lunes, 13 de abril de 2015

EDICIÓN No. 61. Análisis. Los logros del Frente Amplio por la Paz en las marchas del 9 y lo que sigue

Mensaje claro por parte de los marchantes en Cali el pasado jueves 9 de abril: se necesita un cese bilateral del fuego ya.

De abril a octubre

Por Luis Alfonso Mena S.
Las grandes marchas del pasado jueves 9 de abril en todo el país constituyeron una contundente respuesta política a los sectores de ultra derecha que buscan el fracaso del proceso de paz y la prolongación de la guerra en Colombia, al tiempo que evidenciaron que la unidad amplia de la izquierda es posible, a pesar de las sectas divisionistas que se quedarán viajando en el vagón de cola de la “burguesía nacional”.

Aunque el Gobierno de Santos se montó a última hora en la jornada y trató de desviar la atención de los grandes medios, lo cierto es que el eje fundamental de las manifestaciones estuvo en las calles de Bogotá, Cali, Medellín, Neiva y otras ciudades capitales del país definidas de manera previa por los organizadores como epicentros de las demostraciones masivas de respaldo a los diálogos entre las Farc-EP y el Gobierno Nacional.

Se trató de una demostración de unidad de fuerzas de la izquierda social y política reunidas en el Frente Amplio por la Paz, que debe continuar y fortalecerse con miras a su participación coaligada en las elecciones regionales de octubre de 2015, que permita empezar a cambiar el espectro político nacional y a generar poder local.

Particularmente importante fue la participación del Movimiento Social y Político Marcha Patriótica, que movilizó a miles de sus integrantes desde múltiples zonas de la geografía campesina y urbana hasta las ciudades donde se realizaron las manifestaciones.

Quedó demostrado, de nuevo, su capacidad de convocatoria ya vista en la jornada nacional cumplida el 9 de abril de 2013 y en el paro agrario, étnico y popular del mismo año, y dejó en claro que Marcha Patriótica es ya un sujeto político decisivo a la hora de las soluciones de fondo que urge el país.

El Frente Amplio por la Paz congrega, además de Marcha Patriótica, al Partido Comunista, la Unión Patriótica, a sectores de Alianza Verde, de Progresistas y del Polo Democrático, así como a los movimientos Mais, Poder Ciudadano, Fuerza Común, Poder y Unidad Popular, Congreso de los Pueblos, Clamor Social por la Paz, Izquierda Liberal y organizaciones sociales y sindicales nacionales.

La exigencia de un cese el fuego bilateral, de la apertura de conversaciones con el ELN y de la realización de una asamblea nacional constituyente, que asuma el diseño de cambios sustanciales en materia económica, social, cultural y política como culminación de los diálogos con las Farc-EP, fueron consignas que se escucharon a lo largo y ancho de la nación, a pesar de las maniobras del Gobierno y de la desinformación de los medios de comunicación de la burguesía, que querían restringir los alcances de la jornada a la conmemoración del Día de las Víctimas del conflicto en Colombia.

Especialmente destacadas fueron las movilizaciones realizadas en Cali, una desde el sur y otra desde el norte, en las que participaron obreros, campesinos, estudiantes, desempleados, activistas sociales procedentes del Cauca y de municipios del Valle, en un ambiente de combatividad que finalmente congregó a más de 30.000 hombres y mujeres del pueblo.

La persistencia en dar vida al Frente Amplio por la Paz ha demostrado que es la política correcta para la coyuntura, la cual requiere de una masiva movilización de la izquierda social y política para la defensa del proceso histórico de La Habana en marcha, ante la arremetida cada vez más virulenta de la extrema derecha uribista, militar y mediática que se palpa en Colombia a medida que avanzan las conversaciones en Cuba.

Ahora se requiere la profundización estratégica de los pasos dados en materia de unidad, que se recojan las experiencias históricas, las de las épocas de Camilo (Frente Unido), de Gerardo Molina y Firmes (Frente Democrático) y del Frente por la Defensa de los Derechos Humanos (contra el autoritarismo de Turbay) hasta ejercicios similares más recientes, y se proyecten en procura de un salto cualitativo de la luchas sociales por poder político en las regiones.

Es la hora de la coherencia en las fuerzas mayoritarias en la izquierda, de su unidad de acción en procura de la consolidación de un bloque histórico contra la hegemonía de la oligarquía y en pos de democracia y cambios sociales en octubre.


Cali, lunes 13 de abril de 2014.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario