domingo, 7 de septiembre de 2014

Edición No. 54. Denuncia. La censura y la arbitrariedad se tomaron a la Santiago de Cali

En la gráfica, el profesor Raúl Castiblanco ayudando a repartir el periódico. (Foto: Luis Alfonso Mena S).

Así viola la dictadura de la Usaca la libertad de prensa

Por Luis Alfonso Mena S
Como a los integrantes de la dictadura en el poder en la Universidad Santiago de Cali, Usaca, sólo les interesan los medios y periodistas que, lamentablemente, se les arrodillan para no perder su pauta publicitaria, como ocurre de manera profusa por estos día, el trío Pérez-Arenas-Salazar ha impedido sistemáticamente el acceso del director de PARÉNTESIS a las instalaciones del centro educativo para la distribución del periódico.

Ayer sábado 6 de septiembre, ni siquiera el contralor general del Municipio de Cali, Gilberto Hernán Zapata, docente de esta universidad, pudo lograr que se me permitiera el acceso, aunque fui profesor de la Facultad de Comunicación Social de la Usaca hasta 2012, durante 16 años continuos, y por mis clases de redacción periodística, énfasis en periodismo, derecho constitucional, historia del periodismo y muchas otras, pasaron miles de estudiantes.

Entre los principios periodísticos que siempre irrigué en la muchachada estuvieron los de la independencia, la veracidad y el compromiso con la sociedad, preceptos irrenunciables en el ejercicio cabal del bello oficio, como lo definiera en su momento Gabriel García Márquez.

Esos preceptos son los que aplico en mi actividad periodística, tanto como reportero en el noticiero de televisión PAZÍFICO NOTICIAS, como en calidad de director del periódico virtual e impreso PARÉNTESIS.

La situación en la Usaca ha llegado a tal punto, que cualquier vigilante, envalentonado por la dictadura, pasa revista a los periódicos que desde la calle logramos hacer llegar a los estudiantes, profesores y trabajadores de la Usaca, ¡como si fueran los nuevos censores!

Así están las cosas en la Santiago: Los integrantes del triunviro de la dictadura viola, una vez más, la libertad de prensa.

Le temen al periodismo independiente, aborrecen la crítica, les irrita la verdad, los ensoberbece que alguien cuestione sus desafueros, los desespera que el periodismo alternativo denuncie sus privilegios y arbitrariedades.

Lo que no pueden comprar, lo quieren aplastar con represión…

Pero no nos callarán, porque las calles hablan y en las calles estamos haciendo llegar a los caleños la edición No. 18 de PARÉNTESIS.

A pesar del cerco de la dictadura, entre el viernes 5 y el sábado 6, miles de ejemplares circularon en Cali denunciando la verdad de lo que ocurre en la Usaca, distribuidos por miembros del Sindicato de Profesores de la Usaca, Siprusaca, y por los integrantes de PARÉNTESIS.

Seguiremos adelante, con las manos limpias y la verdad de frente.

Cali, domingo 7 de septiembre de 2014.

En la gráfica, cuando una vigilante de Seguridad Napoles requería un ejemplar de PARÉNTESIS ¡para dictaminar si se podía leer o no dentro de la Universidad! ¡Qué horror, a lo que ha llegado la Santiago! (Foto Luis Alfonso Mena S.).
El contralor general del municipio de Cali, Gilberto Hernán Zapata, cuando hablaba con vigilantes de la Usaca que impedian el acceso del director de PARÉNTESIS a la institución. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

En la gráfica, cuando distribuíamos PARÉNTESIS, en las calles anexas a la Universidad Santiago de Cali.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario