lunes, 2 de junio de 2014

Crítica de medios. La mezquindad de Caracol y RCN Televisión en el Giro de Italia

La transmisión de la etapa del domingo 1 de junio por televisión. (Foto Luis Alfonso Mena S.).

¡Chiviados!

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
En el argot periodístico solemos hablar de la ‘chiviada’ cuando no conocemos a tiempo o dejamos de cubrir un acontecimiento importante anunciado. Es lo que les acaba de ocurrir a los poderosos pulpos Caracol y RCN, en televisión, pero también en radio: los colombianos hemos vivido la enorme emoción del triunfo arrasador de nuestros ciclistas en Italia sólo por la voz de un narrador deportivo argentino, Mario Sábato, quien guio con lujo de detalles las transmisiones que la cadena internacional Espn 3 hizo del Giro de Italia.

Sábato narró con emoción latinoamericanista los triunfos de Nairo Quintana, gran campeón del Giro y de la categoría del mejor joven; de Rigoberto Urán, gran subcampeón; de Julián Arredondo, rey de la montaña. También, los triunfos nacionales en tres etapas; el desempeño del equipo Team Colombia Coldeportes; el esfuerzo de los muchachos colombianos presentes en cuatro equipos de los 20 que participaron en esta, la segunda prueba por etapas más importante del mundo ciclístico. 


Ni Caracol ni RCN le gastaron un peso a las transmisiones en directo del Giro, aún sabiendo lo que se avecinaba por los campanazos de Nairo Quintana (subcampeón del Tour de Francia en 2013) y de Rigoberto Urán (sub campeón del Giro de Italia en 2013) en esta versión del Giro 2014.

Tampoco Caracol Radio le gastó un peso. RCN Radio tuvo un enviado. Y ni qué hablar de los periódicos más importantes de las élites colombianas. Todos se montaron a última hora para hacer coberturas por los laditos con corresponsales no deportivos.

Los tiempos en los que había periodistas enviados especiales en las competencias ciclísticas hace rato pasaron, ya no se arriesga con gastos y despliegue técnico, pero sí se engaña a la audiencia haciendo piratería de la televisión internacional, como lo están haciendo sin ningún sonrojo y de manera anti ética los grandes canales de televisión y cadenas de radio con la transmisión de los partidos de fútbol internacional.

Caracol, incluso, acabó con los narradores de fútbol en las regiones colombianas y se dan casos inverosímiles en los que un mismo narrador, mullidamente acomodado en Bogotá frente a un televisor, “transmite”, como si estuviera en los estadios de origen, un partido tras otro, que solo ve parcialmente por las imágenes tomadas de un rectángulo televisivo. Terrible forma de engañar al escucha.

Es una lógica económica que irrespeta al destinatario de la información. Esta resulta parcial, incompleta, a veces falseada por la falta de toda la perspectiva que brinda la presencia en el lugar de los hechos.

Los pulpos nacionales e internacionales dueños de estos medios ahorran así, de manera mezquina, a costa de la calidad de la información. Su orientación es el mayor “rendimiento” con la menor inversión.

Afortunadamente, los portentosos ciclistas colombianos, nacidos de las entrañas populares y campesinas, se la juegan con o sin medios en las carreteras europeas. Y nos dan el mejor mensaje de paz y de patriotismo.


(*) Director del medio alternativo PARÉNTESIS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario