sábado, 18 de febrero de 2012

Noticia. Resultados del exitoso Foro del 9 de febrero


Nace la Alianza de Medios Alternativos, AMA

Luego del exitoso Foro La urgencia del periodismo alternativo en independiente realizado el 9 de febrero en Cali por el periódico PARÉNTESIS, el sábado 18 de febrero editores e integrantes de diversas expresiones comunicacionales materializaron la creación de la Alianza. Entre sus propósito figuran impulsar la Escuela de Periodistas Alternativos, realizar investigaciones periodísticas conjuntas y generar nuevos enlaces por la independencia y la verdad.

---
Editores e integrantes de diferentes expresiones comunicacionales independientes de Cali constituyeron el sábado 18 de febrero la Alianza de Medios Alternativos, AMA, materializando así la propuesta surgida en el Foro La urgencia del periodismo alternativo e independiente, realizado con éxito por el periódico universitario PARÉNTESIS el jueves 9 de febrero en la capital del Valle del Cauca.

En la reunión constitutiva de la nueva alianza estuvieron representantes de los portales Nos Topamos Con… NTC y ¡Periodismo Libre!, del programa de televisión y radio El Tester y de los periódicos La Ciudad, El Crucero, Desde Abajo y PARÉNTESIS.

También se suman a la Alianza la revista Mire… Lea, que se publica desde Florida, la emisora Ciudad del Campo Estéreo y han expresado la misma intención otros medios alternativos que, aunque no alcanzaron a estar representados en la reunión, se identifican con los contenidos fundamentales de AMA.

La iniciativa había sido formulada en su ponencia introductoria del Foro realizado el 9 de febrero por el director de PARÉNTESIS, Luis Alfonso Mena, quien planteó en esa oportunidad que entre los objetivos fundamentales de la idea deberían figurar “ser replicadores colectivos de las investigaciones periodísticas producidas por los diferentes medios y efectuar trabajos conjuntos con equipos integrados por los medios aliados, que por su complejidad periodística o requisitos en cuanto a condiciones de producción así lo demanden”.

De igual manera, “generar espacios básicos de coordinación, con reuniones periódicas de voceros o representantes de cada órgano que integre la Alianza, promover espacios de formación y capacitación periodísticas y participar en la gestión unificada de proyectos nacionales e internacionales”.

Los asistentes a la reunión del pasado sábado 18 de febrero, cumplida al norte de Cali, se identificaron con estos propósitos y consideraron fundamental el impulso de la Escuela de Periodistas Alternativos, el diseño de propuestas de investigaciones periodísticas conjuntas, la ampliación de las expresiones comunicacionales susceptibles de participar en la Alianza y la generación de canales de enlace entre los diferentes medios.
La próxima cita del los integrantes de la Alianza de Medios Alternativos, AMA, fue convocada para el sábado 10 de marzo, y a la misma están invitados todos aquellos medios que deseen participar en este ejercicio por la independencia y la verdad, para hacer frente a la manipulación de los medios de comunicación de la clase dirigente.

Así fue el Foro de PARÉNTESIS
Presentamos a continuación una completa sinopsis del Foro La urgencia del periodismo alternativo e independiente, organizado por el periódico PARÉNTESIS y llevado a cabo el 9 de febrero, Día del Periodista, en el Auditorio del Centro Cultural Comfandi de Cali.

En el mismo participaron más de 300 personas procedentes de universidades, diferentes medios de comunicación, sindicatos, organizaciones sociales y otras expresiones ciudadanas interesados en las temáticas del mismo.

Intervinieron como ponentes Jorge Caicedo, Armando Palau Aldana, Rubén Darío Sánchez, Alfonso Salcedo, Vladimir Velásquez Gutiérez, Carlos Alfonso Victoria y Luis Alfonso Mena. (Varias de las ponencias se presentan en esta misma edición de PARÉNTESIS).

Al final hubo un interesante debate con Antonio Morales Riveira, quien hizo una amplia exposición sobre el ejercicio del periodismo alternativo y destacó su carácter de contrainformador.

Se destacó la presencia en el Foro de estudiantes y docentes de comunicación social y otras carreras de las universidades Santiago de Cali, del Valle, Autónoma de Occidente, Libre, Esap, del Cauca y Tecnológica de Pereira, ésta última representada por un grueso número de alumnos.

Participaron hacedores de la comunicación vinculados al programa Ciudad al Aire, revista Mire… Lea, Nos Topamos Con… NTC, El Búho, Global TV, Radio Palmira, revista Comuniquemos, Fiebre TV, Radio Armonía, periódico Desde Abajo, Prensa Libre del Cauca, periódico El Rotativo de Jamundí, Radar, Radio Luna de Palmira, Informativo 7/30, Extra, Colmundo Radio, Actualidad Internacional, Telepalamar, Telebeli, Noticiero Red Sonora, Ciudad del Campo Estéreo, Eco del Valle, El Tester y Mass Media.

Asimismo, personas vinculadas a organizaciones como Veeduría Democracia y Convivencia Social, Imprenta Feriva, Minga de Sueños de Palmira, Corporación Semilla y Memoria, Word Marketing, Fundación Danza y Cultura, A Ritmo de Ladera, Taller de Literatura, Fundación Antichaskikuna, Unión 70, Taller Relata Cali, Asobuitrea, Colectivo Dignidad, City Cali y  Remap, entre otras.

Se destacó la presencia de Sintraunicol, de la Universidad del Valle, que participó con numerosos de sus integrantes. Miembros del Sindicato de Profesores de la Universidad Santiago de Cali, Siprusaca, y de la Unión de Empleados Bancarios, Uneb, también estuvieron en el certamen.

De igual manera, personas vinculadas al Concejo de Yumbo, a la Alcaldía de Cali y al Congreso de la República.

“Cada sujeto, un medio”: Morales
Una de las intervenciones más esperadas fue la del conocido periodista Antonio Morales Riveira, quien al término de las ponencias presentadas por los panelistas invitados destacó la importancia del Foro y las temáticas desarrolladas en el mismo.

Morales sostuvo que muchos hacen periodismo independiente desde los medios de comunicación masivos hasta donde pueden y lo permiten los propietarios, y contó su experiencia personal en tal sentido.

Según Morales, “El unanimismo es el origen de los demás vicios como la censura, la manipulación… ejercida por los medios de manera implícita y que hacen que los periodistas se vayan moldeando a su gusto”. Por eso, puso de relieve que el periodismo alternativo debe hacer visible al 95% de la población colombiana.

Al referirse al desarrollo de los medios electrónicos, señaló que hoy en día cada persona es un medio de comunicación en sí mismo. “Cada sujeto es un medio en 140 caracteres”, graficó al referirse a redes sociales como Facebook o Twiter, de las que, confesó, es ahora asiduo.

Sobre otro tópico abordado en el Foro, se preguntó: ¿es cierto que cualquiera puede ser periodista? Y conceptuó: No, pues hay una formación para ser periodista, el cual debe ser humanista. “Hay que defender las escuelas de periodismo y preservar el oficio”, recalcó.

Sobre el carácter de contrainformador del periodismo alternativo, Morales explicó que es la capacidad de estar mejor informado que el adversario, pues en Colombia se está viviendo también una guerra informativa.

“Radio comunitaria para inconformar”: Caicedo
Antes de Morales, y luego de la instalación del Foro hecha por Luis Alfonso Mena con su ponencia titulada Poderes, Luchas Sociales y Medios Alternativos, habían hablado los seis panelistas invitados.

Jorge Caicedo, del Colectivo Oír Más Estéreo de la Universidad del Valle e integrante de la emisora Oriente Estéreo, se refirió a La Vigencia de la Radio Comunitaria, y manifestó que en el mundo actual, donde prospera el Internet, parecería que la radio, sobre todo la comunitaria, está obsoleta.

Sin embargo, dijo que esto no es cierto, porque los comunicadores que buscan trascender más allá de ser reproductores de información y quieren pensarse como elementos para transformar la sociedad siguen vigentes con la radio comunitaria.

De igual manera, destacó la experiencia de radio comunitaria desarrollada en el Distrito de Aguablanca, y aseveró: “Son aproximadamente 30 organizaciones en el sector del oriente construyendo su proyecto radiofónico e intentando contar desde allá su realidad”.

Finalmente, Caicedo enfatizó que “la radio comunitaria debe informar para inconformar y mostrar la realidad para finalmente poder transformarla”.

“Periodistas contra la contaminación”: Palau
Por su parte, Armando Palau Aldana, director del periódico La Ciudad, intervino con una ponencia titulada Medio Ambiente en el Periodismo Ciudadano, y sostuvo que “no podemos hablar de periodismo ambiental mientras no tengamos los periodistas dedicados a esta dura tarea de luchar contra la contaminación”.

“Amigos míos, nunca bien ponderados periodistas alternativos: el reto que nos impone la guerra, ese monstruo grande que pisa fuerte, a quien León Gieco le pide a Dios no nos sea indiferente, nos indica que debemos hacer ingentes esfuerzos por llegar con nuestra voz, con nuestra palabra escrita, con las imágenes de la realidad, a todos los rincones de la tierra”, puntualizó Palau.

“Medios para la transformación social”: Sánchez
La cuarta intervención estuvo a cargo de Rubén Darío Sánchez, director de la revista Mire... Lea de Florida, quien en su ponencia titulada El Periodismo en las Municipalidades, destacó el papel transformador de la comunicación alternativa.

Apoyándose en María Angélica Toro, directora de Medios Alternativos y Corporativos, afirmó: “Un medio alternativo de comunicación está cumpliendo con su misión si está en el camino de la transformación social, porque es el poder popular el que utiliza esta herramienta para difundir lo que está haciendo, ya que estos medios son parte del tejido social, en el cual los comunicadores populares juegan un papel fundamental”.

“Me identifico plenamente con Paréntesis y Luis Alfonso Mena en que una de las conclusiones de éste Foro debe ser el compromiso de estructurar una gran red de medios alternativos e independientes aliados estratégicamente para enfrentar la desinformación mediática que amenaza el futuro de nuestro país”, concluyó Sánchez.

La caricatura y la fotografía de Fonce y Vladimir
Alfonso Salcedo, Fonce, director del periódico El Crucero y de Radio Crucero Estéreo, intervino con una ponencia titulada Caricatura Política y Periodismo Independiente, en el marco de la cual hizo una transmisión de su experiencia, que llamó la atención de los asistentes.

“En los periódicos tradicionales se encuentran murallas que coartan la libertad de expresión y del derecho a la información. La única escapatoria es crear nuestros propios medios”, sostuvo Salcedo, mientras presentaba varias de sus mejores caricaturas. “En los medios alternativos cada edición emitida es una ganancia”.

De acuerdo con Fonce, “la caricatura es una forma alternativa de opinión, dado que es un lenguaje que llega a muchos niveles sociales”.

Entre tanto, Vladimir Velásquez Gutiérrez, estudiante de la Universidad Tecnológica de Pereira, UTP, hizo una interesante presentación de su trabajo titulada Fotografía y Luchas Populares, la cual despertó el entusiasmo de los asistentes por la calidad, concepto y oportunidad de las fotos captadas a lo largo de dos años de investigación social.

Según Velásquez, la  fotografía es el medio que permite transmitir los sentimientos, los aspectos subjetivos de las personas e invita a la reflexión. “Es vital hacer fotografía porque genera el encuentro de varias realidades, también la demostración de la verdad. Ayuda en el proceso de lucha, es su confidente”.

“La libertad nace de reconocer la realidad, sus necesidades y transformarla”, subrayó el estudiante de la UTP.

“El periodismo es libre o es una farsa”: Victoria
Finalmente, Carlos Alfonso Victoria, editor del blog Agenda Ciudadana y docente de la Universidad Tecnológica de Pereira, intervino con la ponencia titulada Otro Periodismo en la Web desde las Regiones, que se desarrolló en un tono didáctico y cautivó la atención del auditorio.

Victoria destacó que “los medios de comunicación y los gobiernos regionales capturan los canales públicos de difusión, la empresa privada controla los contenidos informativos y algunos periodistas se transforman en voceros pre-pagados de los discursos de las élites”.

“Lo alternativo no es solamente un discurso contestatario. No es sólo lo político, sino que hay que registrar también el conflicto ambiental”, dijo en su exposición, y preguntó por qué no hay periodistas en un aspecto tan importante.

Victoria hizo un recorrido a lo largo de las denuncias periodísticas desarrolladas a través de su blog y de su trabajo académico, de manera especial las relacionadas con la tragedia de Dosquebradas, donde una explosión causó 28 muertos y decenas de heridos.

“Muchos periodistas son vetados por investigar asuntos que todo el mundo sabe, pero que nadie se atreve a publicar”, dijo, y puntualizó: “Nos volvemos la piedra en el zapato. Debemos luchar para que no se nos condene por tener una distinta opinión”.

Para Victoria, “una de las condiciones para ser periodistas es que debemos librarnos del miedo. Hay que enfrentarlo y superarlo. El periodismo es libre o es una farsa”.

Fotos: Santiago José Mena C., Andrés Felipe Carmona y Luis Alfonso Mena Jr.

El inicio del Foro, con varios de los asistentes en primera fila, en estas dos fotos.
Luis Alfonso Mena S., director del periódico Parénteis y del blog ¡Periodismo Libre!, cuando intervenía en el foro con la ponencia de instalación titulada Poderes, Luchas Sociales y Medios Alternativos.
A continuación intervino Jorge Caicedo, del Colectivo Oir Más Estéreo de la Univesidad del Valle e integrante de Oriente Estéreo. En su conferencia habló sobre la Vigencia de la Radio Comunitaria.
Armando Palau Aldana, director del periódico La Ciudad, leyó su ponencia titulada Medio Ambiente en el Periodismo Ciudadano.
Otro ángulo de la nutrida asistencia al Foro.

La cuarta intervención estuvo a cargo de Rubén Darío Sánchez, director de la revista Mire... Lea de Florida. Su ponencia se tituló El Periodismo en las Municipalidades.

Posteriormente habló Alfonso Salcedo, Fonce, director del periódico El Crucero y de Radio Crucero Estéreo. Su tema: Caricatura Política y Periodismo Independiente.


 Vladimir Velásquez Gutiérrez, estudiante de la Universidad Tecnológica de Pereira, fue el siguiente expositor. En la presentación de su ponencia, titulada Fotografía y Luchas Populares, mostró varias de las gráficas captadas a lo largo de dos años de investigación social.


 Carlos Victoria, editor del blog Agenda Ciudadana y docente de la Universidad Tecnológica de Pereira, cuando hacía su intervención con la ponencia Otro Periodismo en la Web desde las Regiones.
Antonio Morales Riveira y Luis Alfonso Mena en el momento del debate.
Antonio Morales cuando absolvia interrogantes de los asistentes.
Otro aspecto del foro.
Los panelistas en el intercambio de ideas con Antonio Morales.

Antonio Morales, Alfonso Salceldo, Ruben Dario Sánchez, Luis Alfonso Mena, Armando Palau y Carlos Victoria, panelistas del Foro, con el equipo de PARÉNTESIS.

Giovanny Ramón, Andrés Lince, Lina Cárdenas, Ana María Alzate, José Julián Mena R., Ruben Dario Sánchez, Edwin Asa, Alfonso Salcedo, Fonce, Antonio Morales, Ivonne Núñez, Lina Pérez, Miguel Espinosa, Carlos Victoria, Luis Alfonso Mena y Armando Palau, al final del Foro.

Los integrantes de Paréntesis Santiago José Mena, Ana María Alzate, Luis Alfonso Mena S, Edwin Asa y Andrés Lince luego del Foro.


Ponencia. Del director del periódico Paréntesis

Poderes, luchas sociales y medios alternativos

Lo que existe es libertad de empresa más que de prensa, porque esta última está determinada y en gran medida secuestrada por la primera. El periodismo alternativo tiene la misión de liberarla, y lo debe hacer con su práctica por fuera de ella, aprovechando su autonomía. Para ello se requiere de la alianza de los medios y periodistas que constituyen la otra comunicación social en la región.

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
Apreciados amigos: gracias por aceptar nuestra invitación a este escenario de reflexión y debate. El periódico universitario PARÉNTESIS los saluda y desea que de este foro salgan conclusiones que sirvan a la sociedad a través del desarrollo de la otra comunicación que inspiramos y ejercitamos, al margen de los llamados grandes medios tradicionales.

Nos congregan aquí, entre otros asuntos, dos conceptos clave: el periodismo alternativo y la independencia en el periodismo. Y un gran propósito: conformar una alianza de medios alternativos en Cali.
Respecto de lo primero, ante todo, planteo que el periodismo alternativo es confrontación del poder, de ahí que lo califiquemos de contrapoder. Confrontación que incluso, y hasta con mayor razón, implica enfrentar el poder al que se puede ser afín en determinado momento por razones ideológicas, filosóficas o políticas. Lo cual podría conducirnos a afirmar que el alternativo es el periodismo de verdad.

El periodismo alternativo parte de la independencia y, consecuencialmente, es crítico. Pero crítico no sólo con las clases o grupos de poder dominantes en los ámbitos político, económico, social, sino también con quienes enfrentan esos poderes en la medida en que sus prácticas no correspondan a los comportamientos éticos, de transparencia que deben caracterizar la gestión pública, sea ella estatal o privada, esto es, social, ciudadana.

Cuando hablamos de alternativo hacemos referencia a una opción diferente, a la contraparte, a la disyuntiva, a la alteridad, al otro. Por lo tanto, en la sociedad escindida en clases como la nuestra el periodismo alternativo es esencialmente anticapitalista, confronta el poder de los monopolios y las corporaciones que detentan y ostentan el dominio y, consecuencialmente, visibiliza las luchas que obreros, campesinos, comunidades urbanas y rurales, capas poblacionales intermedias y profesionales desarrollan para contrarrestar el mundo del capital.

El periodismo alternativo procura dar voz a los actores sociales que no encuentran eco, ni a sus propuestas ni a sus ejecutorias, en los medios de élite. Pero, por sobre todo, procura difundir otra visión de la sociedad, aquella que no se puede expresar en los medios masivos porque no representa mercancía atractiva para el consumo de las audiencias o, lo más grave, porque contradice intereses particulares o corporativos de los grupos dominantes y, como resultante, afecta “su sosiego”, valga decir, podría originar algún leve temblor en el statu quo.

¿Qué es un medio de comunicación alternativo?
Con Pascual Serrano, Javier Parra (1) y otros muchos que han incursionado en una especie de tipología del periodismo alternativo podríamos resumir las siguientes características:
1. Él implica una decisión política, pues la información es también una confrontación de modelos sociales.
2. Se propone difundir una visión diferente de la sociedad, otra óptica del mundo, otra interpretación de la realidad que cuestiona el imperio del mercado en las relaciones sociales y culturales.
3. Desarrolla un modelo de periodismo humanista, decente, digno, partidario de un orden social más justo.
4. Tiene un deber moral y ético: informar sobre los sin voz, los humillados, los excluidos, los desplazados por los poderes, los olvidados, los que sufren.
5. Coetáneamente, toma partido por los de abajo, por la gente del común, pero no es panfletario ni irresponsable ni especulador.
6. Pone en cuestión los conceptos tradicionales de neutralidad, pluralidad, imparcialidad, objetividad.
7. Lucha contra el silencio mediático: hace visible la protesta social, los pronunciamientos y movilizaciones populares.
8. Comporta una participación colectiva en el trabajo y la toma de decisiones periodísticas fundamentales.
9. Su organización interna tiende a ser horizontal, procura no desarrollar las estructuras verticales de la empresa comunicacional tradicional.
10. Rechaza las ataduras comerciales, las prebendas, los halagos y la lisonja típica del periodismo tradicional.
11. Aunque tiene una influencia directa escasa, proyecta una influencia indirecta importante en organizaciones sociales y conglomerados humanos específicos.
12. No sólo informa sino que educa y organiza a las comunidades.
13. No se limita a su papel político. Interactúa en las comunidades de donde procede.
14. En la práctica ejerce la contrainformación frente a los grandes medios masivos, que son los que moldean los estados de opinión.
15. Para ello requiere no sólo claridad política sino solvencia y calidad profesional.
16. Y, lo más importante, delinea su propia agenda de opinión e información.
17. Debe ser creíble y generar credibilidad, a partir del ejercicio de la investigación periodística.

¿Qué no es un medio de comunicación alternativo?
Sobre el periodismo alternativo existen muchos mitos, a partir de los cuales podríamos identificar qué no es esta modalidad de periodismo.

1. Se cree que por ser crítico y por cuestionar el poder y sus detentadores, el periodismo alternativo no investiga sino que simplemente opina.
2. Se cree que porque toma partido por los excluidos, las minorías y sus derechos es eminentemente sesgado.
3. Se cree que no contrasta fuentes, porque no puede reproducir las lógicas engañosas de los medios masivos tradicionales, y que por lo tanto no está interesado en la veracidad.
4. Se cree que es una forma de periodismo supra politizado a la que no le interesan los asuntos del ser individual, sus cuitas, sus vicisitudes.
5. Se cree que está condenado a la marginalidad, que por su carácter heterodoxo, de nadar en la mayoría de los casos contra la corriente, como el salmón, está condenado al ostracismo.
6. Se cree que es una forma de periodismo aburrido, solo para convencidos, intelectuales y gente culta de izquierda.
7. Se cree que por ser alternativo debe rechazar las otras formas de escribir, incluidas las teorías de los géneros periodísticos clásicos.
8. Se cree que para garantizar su independencia no puede publicar avisos, así sea con una selección previa muy rigurosa.
9. Se cree que no lo pueden producir sino quienes tengan una opción política de izquierda absolutamente definida.
10. Se cree, en fin, que el periodismo alternativo es cuestión de unos pocos contestatarios que todo lo rechazan y no ven nada bueno en ninguna parte.

Nada más alejado de la realidad y de las necesidades de hoy. Aunque este decálogo, al que se podrían agregar otras debilidades más, deriva de las críticas que se le formulan al periodismo alternativo en diversos ámbitos de la sociedad, nada de ello debe figurar en la ruta de una medio alternativo.

Por el contrario, su gran reto es vencer todos estos mitos y encaminarse por la senda de llegar a los más amplios conglomerados sociales, con sencillez, sensibilidad, agilidad, flexibilidad, calidad, lo cual no significa despojarse de su firmeza y rigurosidad, ni de sus opciones, que son, precisamente, procurar la verdad, descubrir las lacras que afectan a los más débiles y ayudarle a la sociedad a avanzar de verdad, con la visibilización de todos aquellos que buscan la transformación de las comunidades en particular, o de las sociedades universalmente entendidas.

El periodismo alternativo de verdad es riguroso y tiene como fundamento de su ejercicio la investigación en fuentes primarias. Ella le permite descubrir, desentrañar, develar. Y, al mismo tiempo, garantiza una agenda propia, una de sus características fundamentales, diferenciadoras de los medios hegemónicos, como hemos dicho.

Y de la independencia, ¿qué?
El segundo asunto en nuestra agenda de hoy es el de la independencia, un principio ético insoslayable en el trabajo periodístico seriamente afectado por múltiples factores que horadan la profesión.

Hoy no solamente nos enfrentamos a los dilemas generados por los poderes armados, legales o ilegales, que amenazan el ejercicio de la profesión, sino al dilema libertad de empresa vs libertad de prensa.

Los grandes medios usan este último concepto a su acomodo, la reclaman cada vez que ven amenazados sus intereses, pero la niegan cuando los periodistas, entendidos como sujetos generadores de información, van más allá de los límites permitidos por las grandes corporaciones económicas.

Por tanto, lo que existe es libertad de empresa más que de prensa, porque esta última está determinada y en gran medida secuestrada por la primera. El periodismo alternativo tiene la misión de liberarla, y lo debe hacer con su práctica por fuera de ella, aprovechando su autonomía, contrarrestando sus enormes limitaciones económicas, que redundan en sus imposibilidades de llegada masiva a las audiencias, uniendo a sus disímiles ejecutores para volverlos multiplicadores de sus mensajes.

Pero vivimos en Colombia una época de auge neoliberal del que derivan políticas que deterioran la situación laboral de los trabajadores de la comunicación social, y esa libertad de empresa se torna aún más perversa al convertir al periodistas en vendedor de pauta publicitaria, en un rebuscador de información-mercancía, porque su misión ahora es vender a como dé lugar para poder pagar el alquiler del espacio en radio o en televisión que le permite, a su vez, devengar el sustento.

¿A qué ha conducido esto? A la pauperización del nivel de vida del periodista, a la pérdida de su autonomía económica y, sucedáneamente, de su independencia periodística. El periodista al tiempo vendedor de pauta, jefe de prensa, asesor de políticos y redactor de noticias ha dado nacimiento a un híbrido que atenta contra la calidad y la credibilidad del comunicador.

Un reto para los gremios periodísticos, tan faltos de unidad, y para los periodistas, tan afectados por las veleidades propias de una profesión en la que a veces la arrogancia impera sobre el ciudadano común porque se piensa como el patrón, aunque se viva con los bolsillos rotos.

Otro plano de la crisis de la independencia vivido particularmente en Cali está ligado con la dependencia de la pauta oficial, la que manejan los gobernantes como si fuera presupuesto propio para engrandecer propagandísticamente sus imágenes.

Múltiples denuncias conocidas en los últimos días han dejado a la luz el alto grado de cooptación que la pauta y las oficinas de prensa de alcaldías, gobernaciones y otras numerosas entidades oficiales han ejercido sobre los comunicadores, puestos a su servicio.

Se ha dicho, por ejemplo, que el anterior alcalde de Cali tuvo a su servicio cien periodistas y que solo una de las secretarías de esta administración tenía 30 de su lado. Con razón tanta adulación a las Megaobras, tanto barniz al Programa de Guardas Cívicos, tanta sombra a los problemas de inseguridad.

En el plano de la “libertad de empresa”, la pauta multimillonaria de alcaldías y gobernaciones se ha vuelto el nutriente de los grandes medios, que la usufructúan no sin que ella cercene muchas de sus posibilidades de revelar actos de corrupción.

Recientemente conocí un caso patético que involucra a uno de los principales periódicos del país, a donde una funcionaria de una entidad pública ligada con un centro de educación superior muy importante llevó documentos fehacientes que demostraban el gasto multimillonario en que un rector había incurrido para garantizar su reelección, y aunque el periodista que recibió la denuncia cumplió con su deber de profundizar sobre los documentos entregados y produjo el informe respectivo, el mismo fue silenciado y, a pesar de cuatro ocasiones en las que propuso su publicación, ella fue acallada.

Todo indica que usufructuarios de la pauta multimillonaria concebida como mecanismo generador de imagen para un alto funcionario público estuvieron detrás de los cuatro frenazos en seco. El periodista llegó hasta donde pudo en la investigación. El medio le cercenó a la sociedad su derecho a conocer lo investigado.

Y estamos hablando de medios que hacen permanentes declaraciones de independencia y lucha contra los corruptos. Y son los mismos que se sorprenden con informaciones oficiales que dan cuenta de lo que ocurrió, por ejemplo, con el tristemente célebre Programa de Guardas Cívicos, programa innecesario y clientelista que, según cuentas de la nueva Alcaldía de Cali, nos costó a los ciudadanos que pagamos impuestos $44.770 millones.

¡Qué descubrimiento! Desde mucho tiempo atrás medios alternativos y voces independientes ya lo habían denunciado. Caliescribe, la interesante experiencia virtual desarrollada por el equipo radial que lideran Ramiro Varela y Claudio Borrero, ya lo habían revelado. Nosotros en Paréntesis también.

Otros medios, como La Razón, de Édgar Buitrago, igualmente. Y qué pasó con la independencia de los grandes medios. ¿Por qué con todo su poder no lo habían descubierto, o si lo descubrieron no lo denunciaron, y los “chicos” si lo pudieron hacer en su momento?

El de los guardas cívicos fue un claro ejemplo de despilfarro descarado para satisfacer las clientelas políticas locales y permitir que el Concejo funcionara sin mayor control político sobre el Ejecutivo, como era su deber.

Los casos de ausencia de independencia pululan. No solo en Cali. En todo el país. Por eso hablamos de la urgencia del periodismo independiente, de aquel que desarrolla su propia agenda, sin ataduras, porque no le callan la boca con pauta ni está pendiente de las migajas que deja caer el poder de turno, como ocurre con la gran empresa periodística, o con hacedores de periodismo afectados por la pauperización de la que hemos hablado en muchos medios, convertidos hoy, como lo decía hace poco un colega, en moteles de la información, a los que sólo les importa que les paguen el alquiler del espacio.

Ahí radica la gran ventaja de los medios alternativos: en que no tienen las manos atadas. El desarrollo de la comunicación electrónica virtual lo posibilita. Pero los otros medios son fundamentales. No todo se puede dejar a la red. Primero porque muchos miles aún no acceden a ella. Y, segundo, porque, a pesar del internet, la radio y la televisión tienen hoy el mayor peso de llegada. Y porque los periódicos poseen aún peso político.

Pero, además, aunque el internet ha posibilitado cierta democratización de la información, lo que impera es la opinión, a veces sin mayor sustento. Por eso, el gran reto del periodismo alternativo es la investigación, la aplicación de las técnicas y los principios de la misma. He ahí, insisto una clave fundamental.

La experiencia de Paréntesis
La investigación periodística es la tarea que nos hemos propuesto con nuestro periódico Paréntesis, el ejercicio de comunicación alternativa que desarrollamos con un núcleo de jóvenes, principalmente surgidos de las clases de periodismo en la Usaca, y que hoy en día, al dar lo que hemos definido como un salto cualitativo, se propone salir de los marcos del mundo universitario para proyectarse en toda la ciudad, ser un periódico para la población caleña, no solo para los estamentos de la Universidad Santiago de Cali.

Esta es unas de las varias explicaciones del Foro que hoy nos congrega. Paréntesis es una escuela de formación en periodismo: en la investigación rigurosa, en la limpieza de la escritura, en la solvencia de la opinión argumentada; pero, también, en la capacidad de propuesta, en el interés por hacer buen periodismo, y ante todo, en el actuar para corresponder al compromiso con los que nos necesitan.

Nuestro poder no es el político ni el económico. Nuestro poder es el más sencillo y accesible, pero a la vez uno de los más escasos en la sociedad capitalista, segregacionista y excluyente: el poder de la palabra, y no de cualquier palabra, sino el poder de la palabra independiente.

Somos poder, sí, pero ético. Y ese poder nos hace libres. Porque el pensamiento jamás se pondrá poner preso ni enclaustrar.

Así, nuestros dos medios, Paréntesis, con el poder de la palabra independiente, y ¡Periodismo Libre!, el blog que obra como su complemento o amplificador en la Internet, son dos medios para hacer periodismo de verdad, que es aquel que sólo se hace cuando nos sentimos libres. Porque el periodismo es liberación también.

En una hoja volante o en un gran rotativo. En cualquiera de esos escenarios el norte debe ser la libertad. De lo contrario, no vale la pena. El periodismo se ejerce con autonomía, con independencia o no se ejerce.

La Alianza de Medios Alternativos
El tercer ítem de nuestro encuentro de hoy es la propuesta que traemos de configurar una alianza de medios alternativo con el fin de contrarrestar las desventajas y vicisitudes que hemos anotado en esta ponencia.

En el punto del debate con Antonio Morales y los demás panelistas volveremos sobre esta propuesta, para procurar integrar en ella a Rubén Darío Sánchez y su revista Mire Lea; a Alfonso Salcedo y su periódico El Crucero; a Jorge Caicedo y su proyecto Oír Más Radio; a Armando Palau Aldana y su periódico La Ciudad, y a las experiencias ya señaladas de Caliescribe, La Razón, Paréntesis, ¡Periodismo Libre! También a la revista La ciudad, de Henry Hurtado, a Alternativa Universitaria y La Llama, de los estudiantes de la Usaca, a El Muro de los estudiantes del Sena, a Nos Topamos Con… NTC, editado por los queridos amigos María Isabel Casas y Gabriel Ruiz Arbeláez, y a tantos otros medios alternativos que conforman una larga lista.

Entre los puntos fundamentales de la propuesta estarían:
1. Ser en replicadores colectivos de las investigaciones periodísticas producidas por los diferentes medios.
2. Efectuar acuerdos de trabajos conjuntos con equipos integrados por los medios aliados y que por su complejidad periodística o requisitos en cuanto a condiciones de producción así lo demanden.
3. Generar espacios básicos de coordinación, con reuniones periódicas de voceros o representantes de cada órgano que integre la Alianza de Medios Alternativos, AMA.
4. Promover espacios de capacitación periodística.
5. Participar en la gestión unificada de proyectos nacionales e internacionales que contribuyan en la sostenibilidad de los medios aliados.

Colofón
En Colombia el periodismo ha estado indefectiblemente ligado al poder político de las élites. No sólo porque los grandes medios, desde los albores de la República, las representan y contribuyen en la defensa de sus intereses, sino porque muchos de sus exponentes fundaron y dirigieron, primero, periódicos y, luego, emisoras radiales y televisivas. Y crearon las normas que las regulan.

El periodismo alternativo, unas veces como resistencia, otras como vocero de las resistencias, ha tratado de arañar el poder hegemónico del sistema bipartidista y de los diversos regímenes políticos que, sucesivamente, han sostenido el statu quo, pero sigue a mitad de camino.

Por años, el periodismo de contrapoder se ha enfrentado al dilema de si su destino es el de ser una voz marginal que grita en el desierto, o el de convertirse en un medio de masas, para enfrentar con suficiencia a los mass media.

Al abordar la historia del periodismo de contrapoder (o “disidente”, como lo llama Kesler, o radical, al decir de Atton, o simplemente alternativo, como lo estudian Simpson, Downing, Serrano, Parra, Ramonet, Pilger, Chomsky), hay un punto de referencia obligado, ineludible: la revista Alternativa, que apareció en la finalización del régimen de exclusión identificado en nuestra historia como el Frente Nacional, circuló entre el 15 de febrero de 1974 y el 27 de marzo de 1980 y marcó un hito en el ejercicio del periodismo, precisamente, alternativo, crítico, contestatario e independiente en Colombia.

Hoy, luego de 32 años de concluida aquella experiencia periodística, cuyo principal logro fue, en nuestra opinión, haber sustraído el periodismo de izquierda y, si se quiere, el periodismo revolucionario, de los círculos restringidos y marginales en que históricamente ha estado, sus propósitos primigenios conservan plena vigencia.

Ellos eran cuatro: 1.- Ejercer la contra-información. 2. Divulgar en lenguaje periodístico las investigaciones sobre los problemas del país. 3.- Visibilizar a los actores sociales y sus luchas. 4.- Servir de canal de unión a las fuerzas contrarias al estado de injusticia imperante. A la luz de la historia, esas tareas siguen vigentes, pero inconclusas. Nuestro deber es llevarlas hasta el final. Muchas gracias.

(1) Ver los artículos “Otro periodismo también es posible”, de Pascual Serrano, en: www.pascualserrano.net, y “Los medios alternativos y su influencia social y política”, ponencia presentada en la fiesta del Partido Comunista de Aragón Zaragoza, el 5 de mayo de 2007

(*) Director del periódico universitario PARÉNTESIS y del blog ¡Periodismo Libre! Ponencia presentada en desarrollo del Foro La urgencia del periodismo alternativo e independiente, cumplido en Cali el jueves 9 de febrero.
 -----------


Ponencia. Del director del periódico La Ciudad

Medio ambiente en el periodismo ciudadano

Amigos míos, nunca bien ponderados periodistas alternativos: el reto que nos impone la guerra, ese monstruo grande que pisa fuerte, a quien León Gieco le pide a Dios no nos sea indiferente, nos indica que debemos hacer ingentes esfuerzos por llegar con nuestra voz, con nuestra palabra escrita, con las imágenes de la realidad, a todos los rincones de la tierra.

Por Armando Palau Aldana (*)
Sin preámbulos, adentrémonos en el asunto, pues el corto tiempo no nos da para ello. Surge entonces la pregunta ¿Es contundente el periodismo ambiental alternativo en Colombia? La respuesta se torna indiscutible ¡No! La razón (no el periódico de nuestro colega Edgar Buitrago), es notoria, los poderosos tentáculos de la Organización Mundial del Comercio, el mayor estandarte de los postulados del Consenso de Washington, opacan a los libre-pensadores cuyo principal instrumento es la libertad de expresión. Los banqueros, los socios naturales del modelo neoliberal, este monstruo inspirador de las guerras que envilecen la piel de nuestra “madre tierra” o “pacha mama”, esta maravillosa nave en la que viajamos por el cosmos siete mil millones de habitantes, logran opacar al periodismo ambiental alternativo, pues no obstante sus múltiples y diversificadas expresiones, que circulan especialmente por las redes sociales, el consumismo, que obedece a una política mercantil de crecimiento deliberada y permanentemente planificada, penetra en el imaginario de las comunidades por medio de una poderosa arma, la pauta publicitaria, que le permite a los grandes y pequeños periódicos, que aún no pertenecen a los grupos económicos de poder, tener acceso al “estiércol del diablo”, como Giovanni Papini llamo satíricamente al dinero.

Es tal la contundencia de las estratagemas del capitalismo salvaje, es decir, de las ardides de guerra, que contienen el engaño astuto y los prontuarios de demostración de ingenio y repertorio de posibles maniobras, para resolver situaciones de todo tipo y naturaleza, que se confeccionan desde antes de los tiempos de la era cristiana, que postran a su servicio a colegas y a publicistas, que logran romper con la contundencia de nuestros argumentos, tornándonos débiles frente a los llamativos excesos de la moda, donde “usar y tirar”, los verbos con los que nominó una de sus obras ambientales Eduardo Galeano, logran convertirnos en borregos del derroche.

Porque no podemos hablar de periodismo ambiental, mientras no tengamos los periodistas dedicados a esta dura tarea de luchar contra la contaminación, que se alimenta de la corrupción estatal, una forma alternativa de vida, es decir, mientras tratando de acumular el derramado sudor de nuestros pírricos ingresos, no rompamos con el esquema de seguir soñando con la última versión de automóvil, para impresionar a las chicas cuyas siliconas empezaron a explotar; mientras no asumamos una aptitud de respeto por el agua que ensuciamos y derrochamos en nuestros propios hogares, con los calentadores para bañarnos, olvidando las bondades del agua fría sobre nuestros cuerpos; mientras sigamos siendo esclavos de todos los aparatos eléctricos que nos ofrece la industria moderna, es decir la obsolescencia programada, que nos impone la necesidad de actualizar nuestros BlackBerry, con sus audífonos que nos ensordecen y nos aíslan del contacto personal; mientras sigamos tiñendo nuestros cabellos y sigamos comiendo comida chatarra con sus preservativos, para después preguntarnos ingenuamente porque nos enfermamos de cáncer.

Una de las reglas de las mercaderías, es precisamente la permanente renovación de sus existencias, y uno de sus grandes renglones es la industria farmacéutica, por ello los más responsables médicos, nos hablan hoy día de la mafia de la salud, que antes que curarnos nos enferman y hacen de ello el gran negocio.

Tanto se ha especulado sobre el desarrollo sostenible y/o sustentable, que es hoy retórica de gran impacto, que se vierte en todos los periódicos sin que pase por el tamiz de la objetividad e incluso de la esclerótica racionalidad, que nos enseño la duda metódica cartesiana, para llegar hasta la verdad.

Vamos a traer a colación un tema ambiental de actualidad, la agroindustria de la caña de azúcar, que ocupa doscientas treinta de las trescientas mil hectáreas del otrora fértil valle geográfico del Río Cauca, que abarca la parte plana del Valle del Cauca, el sur de Risaralda y el norte del Cauca, esa planicie que otrora pudo ser un lago sagrado cuyas aguas partieron hacia la mar, luego de que la ira de los dioses rompiera el cañón de Dapa.

Llegar a todos los rincones de la tierra
El cultivo de esta dulce sustancia, cuya industria tiene más de una centuria en nuestra región, avanza a pasos gigantescos en detrimento de la biodiversidad, pues el monocultivo arrasa con las especies arbóreas que ofrecen frutos y aposento para la avifauna, que se nutre además de los bichos que atacan los cultivos, en un perfecto control biológico; es una danza de la vida o una escena trágica si se quiere.

Las familias dueñas de los trece ingenios azucareros, decidieron implementar la quema del follaje de los cañaduzales en la década de mil novecientos setenta, pero manipularon a la opinión pública, haciendo responsables de los incendios a los corteros y a los vándalos, ocultando su vocación de pirómanos de cuello blanco. Ese fuego que hipnotiza nuestras miradas, alcanza temperaturas superiores a los seiscientos grados centígrados, lo cual esteriliza los estratos superiores de nuestros suelos, exterminando la población microbiana fijadora de nutrientes que habita en ellos. Las descargas de estas quemas, enrarecen con sus micro-partículas el aire vallecaucano, intoxicando soterradamente nuestros pulmones, y causando enfermedades e infecciones respiratorias a nuestros niños, que cada día padecen más gripas, clasificadas con nombres de laboratorio, por la farmacopea.

Esas quemas, que dicen los ingenios hoy día son controladas, alteran el microclima de la región y el ciclo de lluvias, es decir, que contribuyen al cambio climático, que nos golpea con la inclemencia de la ola invernal, que de contera, al pasar por los monocultivos que tornaron en desierto verde a este valle geográfico, entregan sus sedimentos al majestuoso río tutelar, toda vez que los surcos van en dirección de esa fuente superficial de agua, para que la gravedad permita el riego de las cañas. Es decir, que la colmatación del Cauca por culpa de la fabricación de este endulzante, que también es nocivo para nuestra propia salud y culpable de la creciente diabetes, tiene un fuerte nexo de causalidad con los municipios ribereños, cuyas comunidades pobres, hoy padecen los estragos de las inundaciones, porque aunque los ricos también invaden son los que menos se mojan.

Pero toda esta verdad, es callada espiritualmente con el “Minuto de Dios”, ese programa que el padre García Herreros, siempre nos dijo, se debe gracias a uno de esos ingenios azucareros de las familias pirómanas del Valle del Cauca.

Es decir, amigos míos, nunca bien ponderados periodistas alternativos, que el reto que nos impone la guerra, ese monstruo grande que pisa fuerte, a quien León Gieco le pide a Dios no nos sea indiferente, nos indica que debemos hacer ingentes esfuerzos por llegar con nuestra voz, con nuestra palabra escrita, con las imágenes de la realidad, a todos los rincones de la tierra. Pero el compromiso debe ser mayor, porque debemos hacer periodismo investigativo, recordemos “El elogio de la dificultad” de Estanislao Zuleta, escrito en 1994.

“Lo más difícil, lo más importante, lo más necesario, lo que de todos modos hay que intentar, es conservar la voluntad de luchar por una sociedad diferente sin caer en la interpretación paranoide de la lucha. Lo difícil, pero también lo esencial es valorar positivamente el respeto y la diferencia, no como un mal menor y un hecho inevitable, sino como lo que enriquece la vida e impulsa la creación y el pensamiento, como aquello sin lo cual una imaginaria comunidad de los justos cantaría el eterno hosanna del aburrimiento satisfecho. Hay que poner un gran signo de interrogación sobre el valor de lo fácil; no solamente sobre sus consecuencias, sino sobre la cosa misma, sobre la predilección por todo aquello que no exige de nosotros ninguna superación, ni nos pone en cuestión, ni nos obliga a desplegar nuestras posibilidades”.

Quiero culminar esta pequeña ponencia, trayendo a colación el bello diálogo entre el ilustre Don Quijote de la Mancha con Sancho Panza, que reza:

“Hay dos maneras de hermosura: una del alma y otra del cuerpo; la del alma campea y se muestra en el entendimiento, en la honestidad, en el buen proceder, en la liberalidad y en la buena crianza, y todas estas partes caben y pueden estar en un hombre feo, y cuando se pone la mira en esta hermosura, y no en la del cuerpo, suele nacer el amor con ímpetu y con ventajas. A los caballeros andantes no les toca ni atañe averiguar si los afligidos, encadenados y opresos que encuentran por los caminos van de aquella manera, o están en aquella angustia, por sus culpas o por sus gracias; sólo le toca ayudarles como a menesterosos, poniendo los ojos en sus penas y no en sus bellaquerías. Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro”.

Esta es pues la misión de los periodistas alternativos.

(*) Abogado, ambientalista, director del periódico La Ciudad, Fundación Biodiversidad. Ponencia presentada en desarrollo del Foro La urgencia del periodismo alternativo e independiente, cumplido en Cali el jueves 9 de febrero.
 ----


Ponencia. Del director de la revista Mire… Lea

El Periodismo Alternativo 
desde los municipios

Me identifico plenamente con Paréntesis y Luis Alfonso Mena en que una de las conclusiones de éste Foro debe ser el compromiso de estructurar una gran red de medios alternativos e independientes aliados estratégicamente para enfrentar la desinformación mediática que amenaza el futuro de nuestro país.

Por Rubén Darío Sánchez (*)
Es verdaderamente placentero interactuar en éste escenario al lado de tan prestigiosos panelistas, con tan significativo auditorio y sobre todo por tener la magnífica oportunidad de compartir con todos ustedes nuestra humilde experiencia de ejercer Periodismo Alternativo desde los municipios, en nuestro caso desde entes territoriales víctimas del conflicto armado interno que padece Colombia.

Con Sandra Milena Núñez Tabima, quien viene apoyándonos en la Producción Digital de la Revista Mire…Lea, hemos querido enmarcar nuestra sucinta intervención, en cuatro aspectos que consideramos fundamentales en el constante devenir de todos los medios alternativos de comunicación escritos, radiales, virtuales o de televisión y que presentamos a continuación:

1.    Transformación Social
 María Angélica Toro, directora de Medios alternativos y Corporativos, afirma:

“Un medio alternativo de comunicación esta cumpliendo con su misión si esat en el camino de la transformación social, porque es el poder popular el que utiliza ésta herramienta para difundir lo que esta haciendo, ya que estos medios son parte del tejido social, en el cual los comunicadores populares juegan un papel fundamental”

¿Y qué es la transformación social? Podríamos empezar respondiendo con la siguiente frase:
Nuestros muertos viven en nosotros.
Por eso hoy somos más sabios, más fuertes
y sonreímos y ellos lo saben.

Estamos frente a un conflicto social que reclama una solución revolucionaria, radical, pues ha sido engendrado y reproducido, amplia y crecientemente por el mismo funcionamiento del capital, en su lógica incontrolable, irracional y destructora que, para ser superada debe ser erradicada de raíz. Por eso insistimos en la utilización de los vocablos revolucionaria y radical, porque la comunicación alternativa sólo se puede desarrollar en marcos de ruptura, de revolución, de cambio de esquemas prefijados y de lenguaje y es ésta la mejor manera de definir la búsqueda de una solución al conflicto que hoy nos angustia a unos más que a otros.

Para lograr el objetivo, es ineludible entonces la acción consciente y organizada de los pueblos, quienes también son responsables de pensar y definir las alternativas y los caminos a seguir para alcanzar sus propósitos. Y es aquí donde los periodistas como parte de ese pueblo comprometido con la transformación social, debemos de concretar estrategias que nos conduzcan a conseguir el anhelado propósito, que no se lograra como por arte de magia, ni de la noche a la mañana. Es preciso construirlo pacientemente, sin descanso, sin prisa, pero sin pausa y con el concurso y participación de nuestras bases sociales, gremiales, sindicales y comunitarias.

 2.   Colectivos y Organizaciones Sociales
 El periodista Pepe Mejía afirma:
“El sujeto de la comunicación alternativa deben ser los colectivos sociales, los grupos humanos que espontáneamente o no, se organizan y hacen frente a la globalización que destruye y no crea, que mata y no da vida”

Los movimientos sociales como sujetos de esta información alternativa por medio de sus acciones y movilizaciones son los que deben imponer sus criterios, basados en un concepto de comunicación  y no de consumidor. En éste aspecto la Revista Mire…Lea nació como un esfuerzo y una necesidad sentida de algunas organizaciones sociales que fueron las gestoras del proyecto informativo y que la concibieron como el instrumento capaz de visibilizar y socializar las múltiples denuncias y acciones colectivas desarrolladas desde las comunidades y que los medios masivos de comunicación nunca registrarían o que lo harían de manera sesgada.

Tenemos que mencionar entre esa organizaciones gestoras a la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de Pradera, Amuc, el Resguardo Indígena Triunfo Cristal Páez de Florida, el Consejo Comunitario del Naya de Buenaventura,  la Asociación de Desplazados Indígenas y Campesinos del Valle del Cauca, Asodeinca, el Movimiento de Unidad Sindical, MUS y el Sindicato Nacional de Corteros de Caña, Sinalcorteros, que tiene su sede principal en Florida como epicentro del Eje Azucarero.

Con Mire… Lea hemos ido más allá de la premisa del periodista Pepe Mejía y no nos hemos conformado con que las organizaciones sociales sean sujetos pasivos de la comunicación alternativa, sino que las hemos querido convertir en sujetos activos en permanente dinámica e interlocución. Por eso desde allí plasmamos las denuncias, las actividades y los hechos más significativos que acontecen en sus comunidades sociales o sectoriales.

3.    Instrumento de Lucha
El mismo Pepe Mejía concluye:

“El proyecto alternativo de comunicación es un instrumento de lucha. No solo para contar sino para producir hechos diferentes. Y en éste sentido, las nuevas tecnologías se deben poner al servicio de los colectivos. Con el uso alternativo de la internet conseguimos la inmediatez pero a la vez se nos exige calidad en la información, contraste y credibilidad.

Esta fue la razón de ser de la incubación de Mire…Lea – La otra opinión, la idea de convertir el medio de información en un instrumento capaz de visibilizar y socializar las múltiples denuncias y acciones colectivas desde las comunidades, esta herramienta informativa se ha convertido hoy en un instrumento de lucha no sólo de sus organizaciones gestoras, sino de todas las organizaciones sociales en general, de Pradera, Florida, Buenaventura, Cali, el Valle, el norte del Cauca y Colombia.

Mire… Lea sin ser un órgano informativo que pertenezca a la estructura de ningún partido político en particular, genera una dinámica informativa que lo ubica en el contexto de una ideología de izquierda democrática humanista y revolucionaria comprometida con la construcción de tejido social, que ha servido también como instrumento de lucha política a quienes se sienten identificados con nosotros.

Por tal motivo, nunca hemos ocultado nuestra simpatía por proyectos políticos alternativos con los cuales también nos hemos sentido identificados y hemos disfrutado del acompañamiento publicitario, electoral y logístico que desde la revista impresa o desde  el Blog, se ha dado a las campañas presidenciales de Carlos Gaviria Díaz y Gustavo Petro, la contienda electoral al Congreso de la República de Alexander López Maya y Wilson Arias y el más reciente  debate regional en el que acompañamos la candidatura a la Asamblea del Valle de William Escobar y la de la Concejal de Cali Patricia Molina Beltrán, que en estos precisos momentos lidera al lado de los directivos sindicales, un debate para evitar la venta del componente de telecomunicaciones de Emcali.

4. Referente Social y Cultural
Mire…Lea ha trascendido hacia la población en general sin ningún tipo de distingos, interactuando en diferentes escenarios con diversos sectores políticos y de opinión, académicos, culturales, institucionales y deportivos, convirtiéndose en referente obligado  en la organización de diferentes eventos que van desde la celebración cada año del aniversario de la revista impresa con actos artísticos y culturales, celebraciones con organizaciones campesinas, el reconocimiento a líderes y deportistas destacados, campañas educativas interinstitucionales, la realización de Seminarios Talleres con dirigentes políticos y sociales y encuentros deportivos como el Primer Torneo Abierto de Ajedrez Copa Mire…Lea, que reunió a deportistas de Antioquia, Risaralda, Cauca y Valle y que realizaremos en éste año en su segunda versión.

Retos y propósitos
La labor de los medios alternativos de comunicación, se constituye en un permanente desafío frente a los medios masivos de comunicación que a diario alimentan a una sociedad de consumo ávida del morbo informativo que ellos a diario les suministran, pero que adolece de rigidez investigativa, y ante todo carecen de autonomía e independencia periodística.

Este Foro reclama la urgencia del periodismo alternativo e independiente, pero no debemos continuar en el error de atender lo urgente y postergar lo importante. En ese sentido me identifico plenamente con Paréntesis y Luis Alfonso Mena en que una de las conclusiones de éste Foro, debe ser el compromiso de estructurar una gran red de medios alternativos e independientes aliados estratégicamente para enfrentar la desinformación mediática que amenaza el futuro de nuestro país.

(*) Director de la revista Mire...Lea. Ponencia presentada en desarrollo del Foro La urgencia del periodismo alternativo e independiente, cumplido en Cali el jueves 9 de febrero.

-----


Pronunciamiento. De la Veeduría Ciudadana por la Democracia y la Convivencia Social

Control político y libertad de prensa

No olvidemos que el control social y político que se debe hacer desde los medios alternativos hace parte de la lucha social por una auténtica libertad de prensa, a la para que constituye una condición indispensable para la consolidación de la democracia participativa y decisoria.

Por Luz Bety Jiménez de Borrero y Pablo Borrero (*)
Con ocasión de la celebración del día del periodista reciban ustedes un cordial saludo y nuestro deseo de que la información tenga un carácter más amplio y democrático del que ofrecen los boletines de prensa de la administración pública o del sector privado, convertidos en insumos periodísticos que se transmiten a través de los medios de comunicación.

Aprovechamos la oportunidad para  hacer algunas reflexiones en torno a la relación entre la libertad de prensa y la democracia, pues siempre se ha dicho que aquélla no puede existir sin ésta y viceversa. Esta consideración nos lleva a pensar que en un país como Colombia, en donde la libertad de prensa se ha ido desnaturalizando en manos del poder de los gobernantes y de los grupos  económicos que manejan la información y la democracia se ha reducido a la competencia electoral de los partidos por el acceso al poder, no es suficiente el reconocimiento constitucional de los derechos a informar y recibir información si no se cuenta con las garantías jurídicas, económicas, políticas, sociales, para su ejercicio

Así las cosas contar con medios independientes y alternativos parece una utopía que convierte la profesión de periodista en una verdadera hazaña cuando se trata de hacer un periodismo independiente, que sin duda no es fácil de asumir en nuestro país mientras exista la explotación económica del trabajo, la discriminación social y la exclusión política.

No basta con que exista la libertad de prensa en cabeza de los medios tradicionales o alternativos de comunicación, sí con ellos no se garantiza la libertad de expresión de los ciudadanos y su participación en dichos medios expresando libremente sus opiniones, en momentos en que la libertad de prensa se identifica con la libertad de empresa de los grandes monopolios que hoy controlan la información y el acceso a la misma.

No olvidemos que el control social y político que se debe hacer desde los medios alternativos hace parte de la lucha social por una auténtica libertad de prensa, a la para que constituye una condición indispensable para la consolidación de la democracia participativa y decisoria.

(*) Luz Betty Jiménez de Borrero, presidenta de la Veeduría Ciudadana por la Democracia y la Convivencia Social. (luzbettyborrero@gmail.com). Pablo A. Borrero V.  veedor ciudadano (pabbov@gmail.com).

 -----------
Homenaje a la memoria de 
una luchadora social


El periódico PARÉNTESIS lamenta la desaparición de la aguerrida luchadora social María Antonieta Mercuri, Toñita, ocurrida el sábado 18 de febrero de 2012. Su ejemplo de vida, de maestra y de defensora de los derechos humanos es un legado extraordinario para las nuevas generaciones de colombianos. Honor a su memoria.

1 comentario:

  1. Foro. La urgencia del periodismo alternativo e independiente. Cali, 9 de febrero de 2012. NTC ... Cubrimiento y Registros. Ver & Navegar: VER & NAVEGAR: http://ntc-narrativa.blogspot.com/2012_02_09_archive.html
    Allí: detalles, fotografías, videos, audios, textos, enlaces, ...
    Publica y difunde: NTC …* Nos Topamos Con …
    http://ntcblog.­blogspot.com/ *, ntcgra@gmail.com . Cali, Colombia,

    ResponderEliminar